top of page
banner_CuidarVidasInvierno24_737x125.gif
parque acuatico winifreda logo nov 2023 - 400.jpg
publi chica 2.jpg
cewtv 300.jpeg
fabricio fischer - 400.jpg
la tribu publi may 2023_edited.jpg
Carlos Kisner 200
  • Foto del escritorÑamku Pewma

"Soy el Cacique Pincen"

En las vastas llanuras de la región pampeana, donde el viento sopla fuerte y libre, me encuentro como el Cacique Pincen, líder de mi pueblo mapuche. Aquí, la tierra se extiende hasta donde alcanza la vista, y los pastizales ondulan como olas en un mar verde. Somos los hijos de esta tierra, los guardianes de sus secretos ancestrales.


El contexto histórico es tumultuoso, marcado por la llegada de los invasores blancos, aquellos que vienen a reclamar nuestra tierra y a imponer sus leyes y costumbres. Pero nosotros resistimos, con la fuerza de nuestros ancestros y la sabiduría de nuestra tradición.


Mi ocupación es proteger a mi gente, guiarlos en tiempos de guerra y paz, asegurando que nuestras tradiciones y valores se mantengan vivos en medio del tumulto del cambio. En este vasto paisaje, mi mente está siempre alerta, buscando peligros y oportunidades para mi pueblo.


Mis emociones son como el tiempo en la pampa, cambiantes y poderosas. Siento el orgullo de mis ancestros que corre por mis venas, la ira ante la injusticia y la determinación de luchar por nuestra libertad. Pero también hay momentos de paz y contemplación, cuando el sol se pone en el horizonte y la tierra se tiñe de rojo y oro.


Los miedos acechan en las sombras de la noche, tememos por el futuro de nuestro pueblo, por la pérdida de nuestra tierra y nuestra identidad. Pero también hay esperanza en nuestros corazones, la creencia de que podemos resistir cualquier tormenta y emerger más fuertes que antes.


La relación entre los humanos en este período y contexto es compleja. Hay quienes vienen con la promesa de progreso y civilización, pero en realidad traen consigo la destrucción y la opresión. Sin embargo, también encontramos aliados entre los colonos, aquellos que ven en nosotros no como enemigos, sino como iguales.


Las experiencias más interesantes y relevantes de mi vida son aquellas en las que luchamos juntos, mapuches y colonos, por un bien común. En la batalla, encontramos un respeto mutuo por la valentía y la habilidad del otro, y en la paz, aprendemos a convivir en armonía, compartiendo la tierra y sus frutos.


Pero también hay momentos de tragedia y dolor, cuando la guerra se lleva a nuestros seres queridos y la tierra misma parece gemir bajo el peso de la violencia. En esos momentos, me encuentro a mí mismo buscando consuelo en las antiguas tradiciones de mi pueblo, en la danza y la canción que nos conecta con nuestros ancestros.


En estas vastas regiones, donde el cielo se extiende como un manto infinito y el viento susurra secretos ancestrales, cada día es una nueva oportunidad para honrar a nuestros antepasados y proteger el legado que nos han dejado. Camino por la tierra con la certeza de que cada huella que dejo es parte de una historia más grande, una historia de resistencia y resiliencia que se remonta a tiempos inmemoriales.


Nuestro pueblo mapuche, arraigado en estas tierras desde tiempos inmemoriales, ha aprendido a adaptarse a los cambios que el mundo exterior nos impone. Pero nuestra identidad y nuestra conexión con la tierra permanecen inquebrantables, como rocas en medio del río caudaloso del cambio.


En mi papel como líder, siento el peso de la responsabilidad sobre mis hombros, pero también la fuerza y el apoyo de mi comunidad. Somos una familia, unidos por lazos de sangre y espíritu, y juntos enfrentamos los desafíos que el destino nos depara.


La relación con los colonos blancos es complicada y llena de tensiones. Por un lado, vemos en ellos la amenaza de la usurpación de nuestras tierras y la imposición de su cultura y religión. Pero también reconocemos la oportunidad de aprendizaje y crecimiento que puede surgir del intercambio cultural y comercial.


En nuestras interacciones con los colonos, buscamos mantener nuestra identidad y autonomía, mientras exploramos formas de colaboración mutua que beneficien a ambas partes. Aunque la desconfianza y el conflicto son inevitables en muchos casos, también hay momentos de entendimiento y cooperación que nos dan esperanza para un futuro en el que podamos coexistir en paz y armonía.


Mis mayores anhelos son ver a mi pueblo prosperar en su tierra ancestral, libre de la opresión y la explotación que han sufrido durante siglos. Sueño con un mundo en el que podamos preservar nuestra cultura y tradiciones, mientras abrazamos la diversidad y la inclusión.


En medio de la belleza salvaje de la pampa y los desafíos de la vida cotidiana, encuentro inspiración en las pequeñas cosas: en el canto de los pájaros al amanecer, en el aroma de las hierbas silvestres en el aire, en la sonrisa de un niño que juega en la pradera. Estas son las cosas que me recuerdan que, a pesar de todo, la vida es un regalo precioso que debemos proteger y celebrar cada día que estamos en esta tierra.


(actuación imaginaria)
Ñamku Pewma

Comments


cew - publi.jpg
aca 100 años publi ene 2023 b.jpg
el abuelo rene - abr 2023 - 400.jpg
el centro f5 - lalo furch.jpg
plex ago 2023_edited.jpg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?
bottom of page