top of page
publi chica.jpg
banner_INCENDIOS_737x125.gif
publi chica 2.jpg
Reciclados Lucia
lo de beto
fabricio fischer - 400.jpg
Carlos Kisner 200
qr_img app wini com ar.png
  • Winifreda

Guillermo Sago: El médico que da su vida por Conhello

- Entrevista realizada por Nacho Martín, publicada el 15 de mayo de 2020-

La República Argentina y el mundo se encuentra atravesando una cuarentena impensada, sin embargo me encuentro en Conhello ante una leyenda .

Guillermo Sago junto a Nacho Martín

Nació en Colonia Coronel Hilario Lagos, donde cursó sus estudios primarios. Luego se mudó a General Pico donde hizo el colegio secundario. Con tan solo 19 años partió hacia la capital de Córdoba, para realizar su carrera de medicina.

Quienes los conocemos y adoramos, porque es nuestro amigo, sabemos que tiene preferencia por la marca Ford, por eso tiene su lujoso Ford Falcon estacionado en la puerta de la vivienda. Además, es hincha de San Lorenzo.

En el año 1965, casi por casualidad, llegó a la localidad de Conhello. Hablamos de uno de los profesionales más reconocidos y más queridos en la provincia de La Pampa: Guillermo Sago.

Con esta apasionada presentación, inicia la nota Ignacio “Nacho” Martín, en la localidad de Conhello.



– Guillermo Sago: Hola Nacho, estoy muy bien, esperando que ésta, sea una linda nota.

– Nacho Martín: Hemos compartido una cena, como tantas, aunque no hemos tomado ningún vinito hoy... De su prestigioso trabajo como médico, nadie lo puede dudar, pero la charla de hoy la vamos a hacer sobre su persona. Por eso la primera pregunta es: Cuando en el año '65 llegó a Conhello, ¿Por qué circunstancias vino y por quién fue recibido?


– GS: Llego aquí, a través de una hermana mía, que daba clases en Eduardo Castex y se enteró por sus compañeras que el médico que estaba a cargo se iba a ir, por lo cual quedaba una vacante. Entonces me puse a averiguar los detalles importantes, decidí venirme a Conhello. Desde ese momento empecé a tener contacto directo con la medicina, con los pacientes, con el lugar... y todo fue una sorpresa, porque me adapté mucho más de la que pensaba, y eso me ayudó a hacer una medicina más precisa y adaptada al lugar.


– NM: Usted tendría unos 26 o 27 años por ese entonces


– GS: Ya tendría cerca de los 30 años, más o menos, y en esa época estuve unos días con el médico que se quería ir de la localidad y me dio algunos detalles. Todo coincidió para que tuviera la posibilidad de venir a cumplir con mi tarea profesional.

– NM: A Ud. le han hecho muchas entrevistas por su tarea profesional, pero en ésta, que es una charla de amigos, me gustaría ahondar en Guillermo Sago como persona, por eso el título sería: “El médico que dio su vida por Conhello”


– GS: Me sorprende. Creería que para mí no fue un esfuerzo sobrehumano, sino que es algo que yo lo sentía, que me gustaba mencionarlo. Creo que tuve la fortuna de tener la posibilidad de hablar para algunas revistas y diarios, que a uno lo va haciendo acostumbrarse a hacer éste tipo de notas, que es algo muy difícil.

– NM: Guillermo, ¿qué sueños tenía ese adolescente, por esos años, cuando todavía no había decidido hacer la carrera de medicina?


– GS: Muchas veces lo que hacemos o decidimos hacer va asociado a la situación económica de cada momento. En nuestra familia (como en todas las familias de esa época) no se contemplaba la situación de seguir una carrera por los problemas económicos. Aunque mi madre insistía en que teníamos que prepararnos para poder estudiar y canalizar nuestro estudio en algún trabajo con salida laboral.

– NM: ¿qué recuerdos tiene de su mamá y su papá?


– GS: Eran dos personas con muchas semejanzas entre sí, y lucharon mucho para que sus hijos tuvieran la posibilidad de seguir algún estudio o alguna carrera. En aquella época no era fácil ni muy común que los padres pensaran así. Nos alentaban mucho, sobre todo mi madre, a seguir estudiando. Una vez estuve a punto de abandonar el estudio de medicina, alrededor del tercer año de cursada, porque había salido mal en una materia que era muy importante para la carrera y era muy complicada, pero mi madre me dijo: “mirá Guillermo, si vos pensás trabajar como médico, ésto no te puede frenar el entusiasmo que tienes”, de esa manera me hizo entender de que tenía que seguir luchando, seguir estudiando, y así fue que pasé esa materia. De no haber sido por esas palabras de mi mamá, talvez no me hubiese recibido nunca.


– NM: Una vez Usted me contó que extrañaba mucho a sus hermanos, sobre todo a Aidé con quien convivió muchos años.


– GS: Si, mis hermanos trabajaron mucho, y su esfuerzo era parte del apoyo económico que yo tenía para seguir estudiando. Ellos me ayudaron mucho, sin mis hermanos hoy no podría tener lo que tengo, ni hubiera podido terminar la carrera de medicina. Nunca me voy a olvidar el entusiasmo que ellos tenían cada vez que regresaba en las vacaciones. Eso me daba mucha fuerza para seguir. Siempre me decían “No aflojes, tenés que seguir estudiando” .

– NM: Y se pudo recibir...


– GS: Así es, me recibí de médico y tuve la fortuna de tener una práctica de un año en la ciudad de Córdoba, antes de regresar a La Pampa, donde pude ocupar la vacante de médico en la localidad de Conhello.

– NM: Y su hermana Aidé tuvo una carrera como maestra de grado y llegó a ser directora de la Escuela de Monte Nievas, donde se jubila para luego elegir vivir la última parte de su vida con Ud.


– GS: Si, así fue. Ella luchó siempre y me dio ánimo en muchas circunstancias donde uno estaba deprimido, mi hermana me levantaba el espíritu.

– NM: La sabiduría de Aidé iba más allá de su carrera como docente. Era una persona muy informada y hacía unos análisis de las realidades que sorprendía por su capacidad…

- NM: Podemos hablar de Sonia, su sobrina y ahijada. A ella cuando le hablamos de su tío Guillermo se le ilumina la voz, ¿Qué me puede decir de ella?


- GS: Es una expresión personal de ella. Sonia siempre estuvo (y está) muy cercana a nosotros. Somos una familia muy unida. Nos respetamos todos y nos ayudamos entre todos. Eso es un momento en la vida que uno no se puede olvidar… Ellos me dieron más de lo que tenían que darme…

- NM: ¿Usted cree que su familia le dio más que lo que usted le pudo dar a ellos?

- GS: Evidentemente ellos me dieron mucho más. Nunca me olvido de mi hermano mayor, que hoy está ausente, él estudió libre casi los 5 años del bachillerato en nuestra casa en Hilario Lagos, en una mesita en un rincón de la pieza, para después ir a rendir solo a Chivilcoy. Así fue aprobando todas las materias del bachillerato.


- NM: Siempre tuvo un trato muy fluido con los intendentes de Conhello, Carlo Gaccio, Fitipaldi, Luis Cervellini, Mariano Mezanzano… todos tuvieron mucha afinidad con Usted, pero me parece que con Yayi Ré tuvo una muy buena relación, por lo que sintió mucho su partida.

- GS: Si, Yayi tenía su característica personalidad, ayudaba a que su acercamiento me influenciara mucho, sobre todo en mi conducta. Siempre tenía una solución para todos los problemas y para todas las personas. Él siempre fue así y desgraciadamente se nos ha ido.

- NM: Hace unos años atrás, Usted y Aidé sufrieron un violento asalto, donde fueron despojados de dinero, de pertenencias y bienes caro a sus afectos. Además, fueron maniatados y encerrados. Cuando me enteré de lo sucedido, lo llamé por teléfono inmediatamente, todavía estaba la policía haciendo peritaje y Usted me atendió, y en cuanto a mi pregunta de cómo estaban de salud Aidé y Usted, me respondió: “ambos estamos más o menos bien, pero estoy preocupado porque las personas que cometieron este delito, se llevaron también la ambulancia de la localidad”. Me dijo que estaba muy triste porque la ambulancia es un bien del estado y Conhello y Rucanelo se iban a quedar si ese vehículo de urgencias. “Esa es mi única preocupación” agregó. Yo no entendía cómo después de ese violento momento vivido, su único problema era que los habitantes se quedaban sin la ambulancia.

- GS: Es así. Lo que sucede es que tener una ambulancia fue una preocupación de mucho tiempo. Estuve de médico muchos años sin ninguna ambulancia, por eso todos sabemos el valor que tiene para los pueblos tener un vehículo así. Eso era lo más importante en ese momento.

- NM: Tuve la suerte, desde muy joven, de compartir muchas largas noches de cenas y charlas con un entrañable amigo suyo: Lito Simoni. ¿Fue su mejor amigo?

- GS: Te diría que si. Uno, en la vida, tiene amigos que tienen distintas características o personalidades, que los hacen más o menos cercanos

- NM: Siempre me acuerdo de estar en casa de Lito con Usted cenando y siempre lo venían a buscar por algún problema de algún paciente y nos dejaba a mitad de cena. Lito siempre se enojaba por eso y decía “el doctor no tiene vida privada, siempre que estamos en lo mejor de la charla se va. La gente no lo deja tranquilo” .

- GS: (entre risas) si es cierto, Lito era muy buena persona, muy especial y siempre era muy bien ubicado sus acciones. Recuerdo una vez que tuve unos problemas de salud, él se encargó de todo, me llevó, me internó y me cuidó hasta que me dieron el alta. Teníamos una muy buena relación.

- NM: Otra persona que siempre me hablaba muy bien de Usted fue Don Juan Rinaldi, alguien que fue muy caro a sus afectos. Y ahora me viene a la memoria, la Abuela Rinaldi, que era una famosa curandera a la que Usted la tomaba de igual a igual, como si fuera otra profesional del medio, respetándola mucho.

- GS: Si es cierto. Recuerdo que venía mucha gente de todos lados a visitarla, era muy famosa

- NM: No creo que haya otra persona, como Usted, que jamás se haya tomado un día de vacaciones y que jamás haya hecho un paro o reclamo laboral.

- GS: La verdad es que no lo tomo de esa manera, en realidad si he tomado vacaciones de algunos días…

- NM: … pero muchas veces quedándose acá en Conhello, con lo cual seguía trabajando

- GS: Es que a mi no me afligía trabajar. Cada día de trabajo que llegaba muy agotado a la noche, para mi es el día más feliz de mi vida. Muchas veces terminaba a las 11 de la noche, luego de trabajar todo el día, y justo llegaba para cenar. Terminaba cansado, pero satisfecho por haber hecho mucho por los demás.

- NM: Además de las tantas y tantas noches que se levantó y tuvo que ir a domicilios, campos, las viejas tolderías de los hacheros, etc, por alguna urgencia. Muchas veces en sulkys o carros.


- GS: Si muchas veces. Recuerdo que, en una oportunidad, nos llamaron de un campo, en el lote 24, fuimos a ver un paciente a las 7 de la mañana. La llanura que tiene esa zona y en ese momento con el frío parecía que había nevado por la intensidad del frío. De acá nos llevaron en auto hasta la ruta. Allí nos esperaba un tractor que tenía el dueño del campo, pero nos sentamos atrás, donde esos vehículos rurales tienen una puertita que estaba abierta. Imagínate, todo blanco por la helada, sentados atrás del tractor con la enfermera y cada vez que pasaba por una laguna, teníamos que levantar las piernas, para no mojarnos. Así hasta que llegamos al rancho, con Marta Alicia, la enfermera temblábamos del frío y pensábamos entrar enseguida a calentarnos, pero la huella que llegaba hasta el rancho estaba toda inundada porque había llovido y cada vez que el tractor saltaba por los charcos, levantábamos los pies para no mojarnos y embarrarnos. Hasta que llegamos a un lugar donde no había agua en el rancho y nos bajamos y le preguntaba ¿Dónde está la cocina? Para poder calentarnos, y nos dicen allá, allá, siga derecho pero tenga cuidado que está resbaloso, entonces entramos a la primera puerta y nos gritan: “ahí no, que en esa habitación hay carbón y hollín” , pero ya era tarde, cuando volvimos a salir estábamos todos negros !!!

- NM: Doctor, los hijos nunca llegaron, siendo que es tan familiero ¿cómo hubiera cambiado eso en su vida?

- GS: Uno en eso no puede proyectarse, porque las circunstancias de la vida son tantas y a veces con problemáticas difíciles o severas, que puede tener uno, que yo te diría que no se tiene en cuenta. La verdad que no lo he tenido en cuenta.

- NM: ¿Nota que el trabajo lo absorbió de tal manera que quizás no hubo tiempo de proyectar eso?

- GS: Puede ser. Creo que no le di prioridad a eso. Mi prioridad era ser médico rural, nada más.

- NM: Lo conozco de hace 30 años y se que hay rumores de amores del Dr Sago… rumores que talvez están guardados, o quizás no fueron tales… entonces le pregunto directamente: ¿Hubo amores en su vida?

- GS: Diría que casi que sí, pero que no fueron tan importantes porque no tuvieron un fin diferente.

- NM: ¿No cree que fue lo mismo que dice el título de la nota “El médico que dio su vida por Conhello” y le hizo restar prioridad a cosas como éstas?

- GS: En parte sí. También, no nos vamos a engañar, yo ya era grande, tenía 30 años, y sabía lo que puede ser un noviazgo, lo que puede ser un matrimonio o una compañera, todo eso lo sabía, pero nunca me llevó a tener la necesidad de concretar algo. Siempre priorizaba mi trabajo

- NM: ¿Se arrepintió alguna vez?, por alguien que haya pasado por su vida y la haya dejado ir, o se haya ido.

- GS: Si ha habido personas que me han marcado emocionalmente, pero no fue más allá, eso no bloqueó mi trabajo como médico.

- NM: Sin dudas, Usted dejó la vida por cada una de las personas de Conhello, la gente sabe eso. Me ha contado que ha atendido partos de personas que ahora son abuelos. Ha traído al mundo hasta tres o cuatro generaciones de una misma familia, y me dice que todavía se levanta a la mañana con muchas ganas de trabajar y que siempre está de buen humor

- GS: Eso que yo vuelco en los demás, me trae muchas satisfacciones también a mí.

- NM: Hoy es domingo, y se que estuvo atendiendo pacientes en el consultorio, al igual que ayer sábado, y hace un rato, después de cenar, antes de arrancar la nota me dijo: “Mañana es lunes, día de trabajo” … y toda su vida fueron días de trabajo.

- GS: Si es cierto (entre risas)



- NM: Para ir cerrando la nota, quiero comentar que Usted, a pesar de tener ofertas, nunca incursionó en política, nunca quiso. Es más, nadie sabe su forma de pensar políticamente, aunque siempre ha sido una persona abierta a proyectos que beneficien al pueblo. Por eso veo su casa hermosa, reconocimientos a su trayectoria por todos lados, y aprecio, que arriba de un placard hay una foto donde estamos los dos abrazados, cosa que me sorprendió. Ahora volviendo a la entrevista, ¿Cuándo llega la noche y se acuesta, en que piensa?

- GS: A veces, según las circunstancias, repaso como ha sido el día, si fue muy laborioso o muy traumático. Es el resumen que hace uno a la noche. Y eso me ayuda a ver que hice cosas útiles o importantes para alguien, y eso alienta y te lleva a seguir luchando con más fuerzas. Es reconocer que cada paciente que viene y que lo ves, lo revisas, le das el diagnóstico, y a veces, hay casos que no te dejan dormir de noche porque te preocupa demasiado lo que el paciente tiene. También te da alegría cuando se sana, porque uno se siente útil.

- NM: Me imagino lo que es recibir el cariño de la gente, porque hablar del Dr. Sago en Conhello, Rucanelo, la zona rural, y ni hablar a nivel gubernamental, el reconocimiento de toda la vida para con Ud., creo que eso es, también, motivo para sentirse bien.

- GS: Eso ayuda mucho a seguir caminando por esa ruta.

- NM: Para terminar: ¿Fue y es feliz?

- GS: Yo creería que sí. Evidentemente sí. Incluso cuando por algunas circunstancias de la vida no pudimos realizar lo que uno cree que tiene que hacer, un se pone mal. Por eso que siempre que voy a la Posta (Sanitaria), y trabajo, y hago lo que tengo que hacer, y ayudo al que tiene que ayudarse, yo me siento bien… me siento bien cuando soy útil, cuando pude derivar un enfermo que había que derivarlo. Todas esas son circunstancias que vivimos y me hace sentir bien.

- NM: Una vida con más aciertos que errores, ¿no?

- GS: Y, no soy quién para decir eso, pero te diría que si, por la demostración de los familiares del paciente…

- NM: No nos olvidemos de los homenajes, como aquella vez que se juntaron más de mil personas en una carpa en Conhello para homenajearlo, donde estuvo el Gobernador en persona, y el amor de la gente, todo eso tiene que influir en su felicidad.

- GS: Claro que sí, influye mucho, en mi persona y en la de cualquier otro.


- NM: Cuando le pusieron su nombre al parque recreativo ¿Qué sintió en ese momento?

- GS: Sentí alegría, porque un reconocimiento siempre es algo agradable, porque fueron muchos reconocimientos reiterados, lo acepté muy agradecido, pero si no me lo hacía, estaba muy agradecido igual. Siempre fui muy agradecido por todo, porque la gente me reconoce mucho, pero, aunque así no fuera, igual estaría feliz y agradecido.

- NM: Gracias Doctor por esta charla

- GS: No, gracias s Usted, que se tomó la molestia de venir hasta acá, hasta la ciudad de Conhello

- NM: Domingo 3 de mayo de 2020, Conhello, La Pampa, termino la entrevista con una de las leyendas de la medicina rural, reconocidísimo y querido por todos: Doctor Guillermo Sago

 

Entrevista realizada por Ignacio "Nacho" Martín

Transcripción de Claudio Badini

 


cew - publi.jpg
aca 100 años publi ene 2023 b.jpg
WhatsApp Image 2023-01-26 at 20.07.04.jpeg
Farmacia Vital de Daiana Fernández publi ene 23 - 400.jpg
Dia de la Juventud 12 b.jpg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?
bottom of page