top of page
publi chica.jpg
banner_INCENDIOS_737x125.gif
publi chica 2.jpg
Reciclados Lucia
lo de beto
fabricio fischer - 400.jpg
Carlos Kisner 200
qr_img app wini com ar.png
  • Daniel Pellegrino

Daniel Pellegrino: "Días en el sur de México". La religión de los Mayas

En el noroeste argentino y en Patagonia se suceden hechos en que los descendientes de los denominados pueblos originarios reclaman una serie de derechos como es el caso de la propiedad de la tierra o el acceso a servicios básicos (agua potable, salud, educación). Mientras tanto, no descuidan sus rogativas y ceremonias que los identifican con una determinada tradición ancestral. Últimamente esto también ocurre y se publicita en La Pampa cuando en cada solsticio de invierno se saluda el comienzo del nuevo año mapuche.


Civilización de primera

En los Estados Unidos Mexicanos, con el asentamiento de antiguas civilizaciones que no le fueron en zaga en conocimientos de la agricultura, en observaciones astronómicas y organizaciones urbanísticas a la ‘vieja’ Europa, sigue en aumento el interés tanto de turistas como de científicos de lo que todavía hay por descubrir en esas tierras. La variedad y riqueza de tantas colectividades indígenas con sus propias culturas es tal que los estudiosos se sintieron en la obligación de abarcarlas e igualarlas bajo la denominación de pueblos aztecas en el centro y norte, y de mayas en el sur del territorio mexicano.


Por otro lado, es común escuchar la reiterada frase que los indios “no desaparecieron, sino que evolucionaron”. Bien habría que definir el significado moderno de evolución, cuando lo más acertado o cercano a la realidad es indicar que sobreviven con sus costumbres y culturas en movimientos de choque e intercambio con el mundo impuesto por la colonización española y la marcha del sistema capitalista. Otros dicen en un tono de apenado humor que los indios desde entonces, desde la colonización europea “a veces han estado mal y a veces han estado peor”.



Hibridez o sincretismo

En la ciudad de Oaxaca, estado de Chiapas en el suroeste de México, se celebra la fiesta de la Guelaguetza, vocablo originario del pueblo zapoteca que significa "ofrenda, presente, cumplimiento"; también se le conoce como “Fiesta de los Lunes del Cerro”. Sobre el 16 de julio, mezclada con la fiesta católica de la virgen del Carmen y celebración de los hijos del mar y sus frutos, persiste el culto a la diosa Cintéotl, para pedir fertilidad de las cosechas, es decir, que haya abundancia de maíz y de todas las semillas de alimento (Se asegura que en la época prehispánica la fiesta ocurría en las inmediaciones de la actual Oaxaca y en el lugar sacrificaban, en ceremonia, una muchacha para agasajar a Cintéotl).


Hoy, la fiesta de la Guelaguetza se efectúa ante variado público con presentaciones folclóricas, culturales y deportivas, incluida carreras ciclísticas.



Caso singular se da en la localidad de San Juan Chamula, también en el departamento de Chiapas, donde predomina la colectividad maya de los tzotziles. Agricultores y ganaderos, hoy van a las plazas con sus productos de huerta, frutales y tejidos, especialmente de lana de oveja. En la ciudad está la iglesia de San Juan Bautista cuyo retrato lo muestra -al santo- con un cordero en brazos, por lo cual los tzotziles, desde que fueron evangelizados, no matan ovinos machos, los crían, esquilan, y en todo caso luego los venden. Las mujeres, guardianas de las costumbres y de la cultura, usan huipiles y largas faldas de piel y lana de oveja negra.


Los tzotziles, durante la larga defensa de su territorio ante el avance español, protagonizaron distintas rebeliones con el fin de evitar el sometimiento y la esclavitud. Hoy circulan en modernas camionetas y camiones con sus mercaderías, las mujeres se pasean con su prole y su vestimenta y regalan cintas artesanales –pulseras- a los visitantes.



El turista no puede ingresar a la iglesia de San Juan Bautista a menos que pague una entrada y con la expresa prohibición de tomar una fotografía o hacer un videíto. Adentro el clima es muy especial: no hay bancos ni reclinatorios; velas por todas partes, humo que se eleva constante y nubla la vista, pasto de fardo en el suelo, gallinas que son talismanes de sanación, familias rezando en grupos y en su lengua, los niños corretean. Los feligreses saludan y sonríen amables. Sin embargo sus ojos y plegarias van a un lugar muy distinto del imaginario católico.

Fotos del convento de san Antonio, de la catedral de Mérida, del sitio palenque y del astronauta

Cronista: Daniel Pellegrino
cew - publi.jpg
aca 100 años publi ene 2023 b.jpg
WhatsApp Image 2023-01-26 at 20.07.04.jpeg
Farmacia Vital de Daiana Fernández publi ene 23 - 400.jpg
Dia de la Juventud 12 b.jpg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?
bottom of page