fondo  (5).jpg
737x125-HaciendoCasasGestión.gif
Municipalidad 20210405 - 400.jpg
Reciclados Lucia
lo de beto
fabricio fischer - 400.jpg
Carlos Kisner 200
qr_img app wini com ar.png
  • Daniel Pellegrino

Daniel Pellegrino: "Días en el sur de México". La arquitectura de los mayas

Los sitios de la civilización maya no conocen la calma. Arqueólogos, antropólogos y afines, perforan, agujerean, escarban y limpian pirámides y grandes monumentos (la inmensa mayoría aún ocultos en la selva) para encontrar pasajes, cámaras, frisos, templos dentro de los templos que revelen más conocimientos ancestrales. De este modo han corregido errores de interpretación, como por ejemplo la gran Pirámide del Sol en Teotihuacán al sur de la ciudad de México es en realidad –ahora se sabe- un templo dedicado al dios de la lluvia de los mexicas.


La pandemia provocó alivio entre científicos y funcionarios celosos del patrimonio arqueológico-cultural de la nación porque se clausuró la posibilidad de escalar la mayoría de los grandes edificios, y así han de permanecer, preservados de las amenazas del turismo troglodita, al menos en parte.


Sin embargo, en el extraordinario sitio maya de Palenque, estado de Chiapas, se puede pasear y ascender a una o dos construcciones escalonadas, uno es el lugar (sepultura) de la Reina Roja que entronizó a su hijo, el rey Pakal (famoso por su largo y próspero gobierno), algo realmente curioso si se piensa el rol oculto de las mujeres en las civilizaciones mesoamericanas.


La propia sepultura del gran Pakal fue descubierta en 1949 en las entrañas del Templo de las Inscripciones. Hallaron su sarcófago intacto con una losa o tapa magnífica que muestra una escena que generó una interpretación estrafalaria: la escena representa a un alienígena montado en una nave espacial, un astronauta que despega hacia el espacio exterior. Esta “teoría” fue desarrollada en Recuerdos del futuro (1968) del suizo Erich von Däniken, libro tan exitoso que tuvo una derivación cinematográfica amada por los ufólogos. En realidad, lo que se halla esculpido en el sarcófago del rey Pakal es su ascenso desde el inframundo hacia las alturas celestiales, su renacer como un dios humano protector de la agricultura y del maíz.


El mundo de especulaciones seudocientíficas tiene sus cultores, seguidores y creyentes a través -por ejemplo- de programas televisivos como “Alienígenas ancestrales” de History Channel. En el caso testigo de Pakal, parecen no creer que pueblos asiáticos, africanos o latinoamericanos sean capaces de desarrollar grandes culturas sin una ayuda extraterrestre. En el fondo, es también una muestra de mala conciencia por haber negado durante mucho tiempo los valores de civilizaciones no europeas.



Piedras cambiadas

En toda la ruta maya son innumerables los monumentos piramidales destrozados y modificados para construir en su lugar las iglesias y moradas católicas con el consecuente borramiento de los trabajos artísticos de relieves y esculturas. En la ciudad de Mérida, la más poblada del sur de México, se descabezó una pirámide de la antigua ciudad de Ichcansihó para construir en su lugar, y con las mismas piedras, la catedral más antigua del país, inaugurada en 1598. Con la vuelta de los tiempos, hoy frente a esta catedral, los sábados a la caída del sol, se ofrece como espectáculo un remedo del “Juego de pelota”, un ritual de competencia en que una bola de caucho debía ser pasada por unos aros de madera o piedra en canchas sagradas. En el final del juego maya, los ‘ganadores’ eran sacrificados ritualmente en beneficio de los dioses y la prosperidad de la población. Hoy este juego se lo celebra como un entretenimiento deportivo, aunque los jugadores vistan y actúen como los antepasados.


También en el estado de Yucatán, en la ciudad de Izamal, se ‘limpió’ la pirámide más alta para construir el convento franciscano de San Antonio de Padua con un gran patio interior verde rodeado de una galería cubierta. A un costado del patio se levanta la estatua de Juan Pablo II, quien visitó el lugar en 1993.



El hogar sagrado

Este paseo por la arquitectura merece cerrarse con la mención de que todavía se conserva en el interior de algunos pueblos mayas la costumbre de construir casas de acuerdo con su modo religioso de ver el mundo. Consagrado un nuevo matrimonio, guiados por un sacerdote, se elige un terreno en la jurisdicción que corresponde al municipio de la colectividad y se corta ceremoniosamente un gran árbol para hacer las vigas maestras de la casa. Los albañiles completan la edificación, luego se carnea un borrego, se entierra una pata en cada una de las cuatro esquinas, la cabeza se coloca enterrada frente al altar de la vivienda. Es una manera de erigir simbólicamente el universo y así el hogar se constituye también en un lugar sagrado. Los albañiles reciben partes del animal sacrificado, del cual los dueños de casa no comen nada. Este reparto no es un pago por el trabajo realizado sino el completamiento simbólico en el que todos los involucrados en la obra son partícipes del bien común.


Fotografías:

  1. Panorama selvático de Palenque.

  2. Convento de San Antonio de Padua, sobre una vieja pirámide maya

  3. El ‘astronauta’ de Palenque; sarcófago del rey Pakal.

Cronista: Daniel Pellegrino



cew - publi.jpg
ACA Publi 250.jpg
Antartida Seguros
fj rodriguez 200.jpeg
fiesta del mate 2.jpg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?