CSDW ASOCIATE SOCIO
quemas prescriptas may 2022 - 737x125.png
Municipalidad 20210405 - 400.jpg
Reciclados Lucia
lo de beto
el centro f5 - lalo furch.jpg
Carlos Kisner 200
qr_img app wini com ar.png
  • Fernando “Catuto” Ojeda

Coqui Carnicero el "Señor del Fútbol" de Winifreda

Norberto Alejo Carnicero, “El Coqui”, nació el 20 de noviembre de 1934, hoy tiene 88 años, es oriundo de Catriló, Odontólogo y es futbolista. Coqui es un emblema deportivo y futbolístico girasolero de nuestro pueblo Winifreda.


Cronista: Fernando “Catuto” Ojeda.

Coqui junto con su mujer, Teresa Pitz (que hoy descansa en paz), tiene una hija y dos hijos (mellizos), la mayor María Florencia (Médica Pediatra), hoy trabaja en nuestro pueblo como médica pediatra en el Establecimiento Asistencial de Salud Pública Juan B. Smith de Winifreda; y los mellizos Juan Manuel (Médico, cirujano y especialista en cirugía plástica y reparadora) y Julio Cesar (Odontólogo, especialista en cirugía y traumatología buco máximo facial), quienes se desempeñan como médicos en el servicio de cirugía plástica del Hospital de Clínicas José de San Martín en Buenos Aires.


“Coqui” hoy continua con su práctica atlética, no se pierde detalles del fútbol argentino y del pampeano, disfruta de ser abuelo de nietas y nieto, según Cesar todos bosteros como el abuelo.


“Coqui” Carnicero es “un señor del fútbol” como lo definió “El Ruso” Rertcher, uno de los futbolistas del Deportivo Winifreda cuando Carnicero fue DT.

Este cronista fue en busca de la palabra de ex jugadores de fútbol que tuvieron a “Coqui” Carnicero como DT en el Deportivo Winifreda, como así también la palabra de los futbolistas que lo tuvieron como compañero tanto del Deportivo como de su equipo barrial “Los Aztecas” donde jugó los últimos años para luego ser un hincha más de “Los Aztecas".


En otro orden de cosas pudimos hablar con su hija María Florencia y sus hijos los mellizos -Julio Cesar y Juan Manuel-. Todas estas voces, estas miradas son el sustento de un gran reportaje, que busca dar un abrazo de gol al estimado “Coqui” Carnicero.


La mayoría de los winifredenses, la familia futbolera de La Pampa y de la zona saben de Norberto “Coqui” Carnicero; de su impronta en el fútbol de la gran región pampeana.


Carnicero es la historia viva de nuestro pueblo, es un valor deportivo y social, es el doctor, es al que cariñosamente algunos futbolistas lo referencian como “el loco”, por su carácter fanático con el fútbol, así. Carnicero es “el eterno” en boca de uno de sus hijos.


En esta primera parte vamos a meternos en el mundo futbolístico del Coqui a partir de la palabra de ex futbolistas del Deportivo Winifreda que fueron dirigidos por Carnicero; entre los que contamos a Luis “Cholera” Ballester, Jorge “Vago” Ponce, Oscar Domingo “Ruso” Rertcher”, Víctor Miguel “Petty” Ojeda y Carlos Oscar “Pluma” Streitenberger. En la segunda entrega vamos a tener la posibilidad de escuchar-leer- la palabra de su hija, hijos y otros compañeros futbolísticos de Coqui Carnicero, tanto por el lado del Deportivo Winifreda como de Los Aztecas.



Los dirigidos por Carnicero en el Deportivo Winifreda.

Luis “Cholera” Ballester y Jorge “Vago” Ponce.

Vago_ Cuando yo empecé a jugar el Coqui ya estaba, él nos sacaba a correr, a entrenar, con él lo fuerte era el entrenamiento físico, después nos hacía jugar, hacíamos picaditos. En aquel entonces nuestra camada estaba conformada por jugadores como Luis (Cholera), “El Ruso” Rertcher, Oscar Rihl, “El Pluma”, “El Petty”.


Cholera_ Yo empecé en la Tercera a los 13 años, y Carnicero hacía de técnico de Tercera y de Primera. Empezamos juntos con el Pluma, somos los dos de la misma clase. En ese entonces ya se retiraban, Cesar Núñez, Benítez, llegue a jugar con Manuel Fischer al arco, en La Liga Central, ellos eran más grandes. En aquel entonces salimos campeones con 13 o 14 años, en La Liga Central, en la B. A los 17 años Carnicero me hace jugar en Primera. Como dijo el Vago, mucho físico, hacíamos fútbol. En los veranos entrenábamos a la siesta, mucho físico. Después también entrenábamos de noche. Coqui siempre fue nuestro técnico. Entre otros jugadores se encontraban el Tato Vidal, el Pata Vidal, el Vago, el Petty, que eran más grandes. Daniel Martínez tenía 14 años y ya era jugador de Primera. El Nolo Wiggenhauser, “El Loco” Oscar Delahaye eran los arqueros. El Dani ya marcaba la diferencia.


Cholera_ Dani jugaba siempre de la mitad para delante. Donde lo ponían jugaba, era un jugador impresionante, cabeceaba, le pegaba con las dos piernas. No he visto jugador como él, tan completo. Daniel era de otra categoría.


_ ¿Carnicero a quien tenía de ayudante de campo?

Vago_ No, en esa época el único que entraba a la cancha era Carnicero como DT. Y entraba el Charol con el botiquín, era el masajista. Hugo Álvarez era el planillero, pero él a la cancha, en el banco no podía estar.


Carnicero nos entrenaba durante la semana, después el sábado armaba las listas y las llevaba a la puerta del Club que estaba en la esquina, hoy esa puerta ya no está, las pegaba en la tarde del sábado, la de Tercera y la de Primera, si viajábamos a Santa Rosa a jugar estaba la hora de salida.


Cholera_ Si, y si jugábamos acá nos daba el horario de presentarnos a la cancha, una hora para Tercera y otra hora para Primera. Nos exigía mucho, no podíamos salir, te ponía los puntos. Incluso se solía dar una vuelta a ver si alguno salía.


Vago y Cholera coincidieron que los equipos de Carnicero no había más de 2 o 3 jugadores de afuera del pueblo. El Deportivo Winifreda por aquel entonces se nutría de jugadores winifredenses casi en su totalidad. Esto mismo luego lo comentaría Ruso Rertcher y Petty Ojeda. Como así también lo van a confirmar Carlos Streitenberger y Oscar Rihl.


Vago_ Carnicero observaba que los jugadores que se traían de afuera tenían que ser muy superior nosotros, sino no los traía.


Cholera_ El Ruso Calinger era uno de esos jugadores, Munguía, después éramos todos jugadores del pueblo. Esto también creo yo que se debía a que antes lo único que teníamos era el fútbol, no había para hacer tantas cosas como ahora.


Vago_ Todos queríamos jugar en el Deportivo.



¿Carnicero les pedía que se cuidaran en las comidas?

Cholera_ Él nos aconsejaba, lo que pasa que en aquella época no era como ahora.


Vago_ antes nosotros teníamos trabajos pesados. Yo laburaba en los galpones del ferrocarril, sino de albañil, muchos de nosotros teníamos laburos así, y el Domingo era jugar al fútbol. No es como ahora.


La relación de los jugadores con Carnicero siempre fue de mucho respeto, en ello todos los jugadores sostuvieron que hasta el día de hoy la relación con Carnicero está basada en el respeto y en la admiración que todo jugador tiene hacia un técnico que los forjó como jugadores, como un grupo humano que durante 4, 5 o más años jugaron juntos. Son jugadores que Carnicero los formó desde niños pues Coqui en los tempranos años de la edad escolar los reunía y los dirigía en los juegos deportivos inter-escolares.



_ ¿Cómo fue el Coqui DT cuando ustedes llegan a Tercera y Primera?

Cholera_ Con él se era mucho físico. Se hacía fútbol dos veces por semana. Nos enseñaba a parar la pelota, por ahí paraba el partido para explicarnos algo. Hoy las cosas cambiaron pero antes él era el que nos preparaba a nivel físico y también nos dirigía como técnico. El hacía todo.


Vago_ El siempre manejo todo, incluso hasta de psicólogo nos hacía. El hacia todo, otro no había. Otra particularidad de aquella época es que algunos jugadores que anduvieron bien en el partido de la Tercera después los hacía cambiar y entraban en el banco de Primera. Antes era así.


Cholera_ Además imagínate de jugar en Tercera y que te llamen con 15 años para pasar al banco de Primera la alegría que era.


Vago_ Y ojo que si ibas al banco de Primera, Carnicero un rato te hacía entrar en Primera. No era ir al banco nomás. Capaz que 10 o 15 minutos nos ponía. Por eso uno tenía que estar muy bien físicamente, y si algo tenían los equipos de Carnicero es el muy buen estado físico. Muchas veces nos metía en el campo de Elenchuk que estaba arado a hacer piernas. Nos hacía subir a caballito uno a otro y nos hacía laburar el físico ahí. Cuando yo me jodí la pata, que me jodí los meniscos, me operaron en Buenos Aires y el junto con el Chichín Sansa me acompañaron. Después Carnicero me hizo toda la rehabilitación.



_ Y ¿Cómo recuerdan ustedes al jugador Carnicero?

Vago_ Como jugador era bueno, lo que pasa que era muy rezongón. Siempre fue así. Cuando uno no le daba la pelota rezongaba. Era un jugador que sabía jugar.


Cholera_ Carnicero siempre jugó de 10, y era además el que organizaba el equipo, muy rápido para resolver, muy rápido para pensar.


Vago_ Me acuerdo también del Cartero, él Lona Cases, era áspero para jugar el Lona. Ahora las decisiones de quien entraba a la cancha siempre fueron de Carnicero.



_ ¿Qué ocurría después de los partidos durante la semana? ¿Cómo era Carnicero en ese aspecto como DT?

Cholera_ El martes cuando nos volvíamos a encontrar nos solía marcar los errores, nos explicaba bien. Por ahí nos decía, miren acá hicieron mal la marca, o la salida. El equipo jugó mal en esta forma. Si perdíamos la marca él nos puntualizaba. Ya después pasaba la semana y el viernes preparaba el partido para el domingo. Nos solía comentar como eran los jugadores que venían el domingo, nos decía como marcarlos. Por ahí le decía a Oscar Rihl a quien tenía que marcar, porque Oscar jugaba en el medio. Se hacía marca personal, capaz que lo tenías que seguir todo el partido.


Vago_ Lo mismo nos pasaba a nosotros atrás, era no perder la marca. Donde perdíamos la marca quedábamos afuera.


Cholera_ Encima enfrente teníamos equipos donde había jugadores como Urteaga, Julio Pérez, todos esos nenes había que marcarlos, jugadores de primer nivel, y no había que perderle la marca porque donde la perdíamos eran goles que nos hacían. Ahora acá todos los equipos venían con miedo, porque acá o le ganábamos o salíamos 0 a 0, o por ahí perdíamos 1 a 0 por alguna falla que podíamos tener, o alguna falla del árbitro a favor de All Boys, porque era así antes. La cancha se transformaba en esos partidos. La hinchada de Winifreda siempre fue muy especial, no paraba de alentar, eran otras épocas.



_ ¿Se hacía un asado a mitad de semana, como era eso?

Cholera_ Por ahí terminaba el partido y nos llevaban a picar a la cantina del club, y nos pagaban la picada. Por ahí también se comía el asado los viernes, según. Antes era así el fútbol.


Antes el fútbol era más duro, con Belgrano, All Boys y Santa Rosa siempre eran partidos difíciles, ellos marcaban la diferencia a nivel táctico y técnico pero nosotros teníamos un estado físico impresionante y le hacíamos partido y hasta nos temían, nos respetaban. También eran partidos bravos con Sarmiento, con San Martín.


Vago_ Cholera era el que pateaba los penales muchas veces. Los penales eran como acuerdos que se hacían sin aclarar. Porque sucedía que había un jugador que los venía haciendo y todos sabíamos que era ese jugador el que los iba a patear, salvo que Carnicero indicara a alguno en particular.


Cholera_ Bueno si yo los pateaba pero Daniel (Martínez) los supo patear también.



_ ¿Se jugaba a la ley del orsai en esa época?

Vago_ Si, yo jugaba de dos y era el que tenía gritar para salir. A veces nos quedábamos pero Carnicero nos hacía jugar a la ley del orsai.



_ ¿A qué se parecía el modo de jugar de Carnicero a un Menotti o a un Bilardo?

Vago _ El tipo de jugador que más tenía Carnicero era de tipo rústico. Quizás en ese sentido era más parecido al juego de Bilardo.



_ Salvo el Dani (Martínez)

Vago_ El Dani jugaba fuerte también, pero era muy superior a todos, Dani jugaba muy bien, pateaba de cualquier lado y bien, cabeceaba muy bien, la velocidad que tenía era impresionante, era un jugador completo.


Cholera_ El Dani sobresalía, a los 15 años quedó en la selección de la Liga Cultural. Pero el equipo en aquella época era completo, tenías a un Tato Vidal, al Pluma, el Pata, Elvio Taramarca, era un buen equipo.


Vago_ El Tato era de terror se llevaba la pelota y se llevaba alguno a la rastra, tenía una fuerza, el Tato tenía potencia y velocidad, era un tipo que laburaba con los postes alambrando campos imagínate. Era un desastre para poder marcarlo, te arañaba, te rasguñaba (ríe Ponce al contarlo).


Cholera_ Lo que pasa que antes los laburos eran pesados, estaba conformado por laburantes como el Tato, o peón de albañil, o como recién contaba el Vago que laburaba en los galpones del ferrocarril, o en los campos.


Vago_ Los entrenamientos eran en la siesta o a veces de noche. Eran tiempos en que sobraban jugadores. Carnicero era exigente. Les tenía advertido que no salieran porque el domingo no jugaban.


Una vez los hermanos Vidal salieron, el padre los descubrió, fue y le avisó a Carnicero que no los pusiera porque habían salido. No sé qué pasó después.


Cholera_ Éramos todos muy responsables. Esto sucedía muy a las perdidas, todos queríamos jugar y teníamos un compromiso con el Deportivo. Sabíamos que si “el loco” se enteraba no nos ponía. Carnicero era así y nosotros por lo tanto nos cuidábamos. Teníamos permiso o sabíamos que por ahí una salida podía ser ir al cine, en esa época teníamos el Cine en Winifreda, o un rato a la cantina del club. Al medio día nos aconsejaba que no comiéramos o en todo caso era comer algo muy liviano.


Vago_ Si la clave de los equipos de Carnicero era el cuidado en todo el aspecto físico. Los entrenamientos, el descanso y tratar de ser cuidadosos en las comidas, yo el día domingo no almorzaba, tomaba un té.


Mira preguntale a tu viejo. Me acuerdo que en esa época en la cantina de la cancha estaba tu abuelo Ojeda, la cancha estaba al revés, la cancha era más grande y Winifreda le ganaba a los equipos con el estado físico que tenía. Había dos o tres jugadores que hacían la diferencia pero el estado físico de Winifreda era superior a cualquier equipo.


Cholera_ Había jugadores como el Ruso Rertcher que eran muy metedores, el Ruso jugaba de 3 o de 7.


Vago_ Yo por ahí era de castigar mucho a los delanteros que me tocaba marcar. A veces yo hablaba con ellos y cuando veía que los delanteros se escapaban mucho me arrimaba a mis compañeros y les decía bueno acá hay que hacer otra cosa. Si teníamos al delantero cerca a propósito les decía si te llega a pasar de nuevo reventalo, hacelo pelota. Entonces después cuando le cepillas un poquito los garrones ya está y listo, es así.


Cholera_ Carnicero nunca se enojaba por eso, se enojaba si por ahí te echaban por alguna falta pava. Nunca se enojó porque nosotros metiéramos la pierna fuerte.


Vago_ Nosotros a Carnicero siempre lo tenemos presente, siempre lo respetamos, vos observa que donde lo vemos lo seguimos saludando como siempre, siempre se escucha a la gente con un “hola doctor”.


Cholera_ Carnicero siempre es para nosotros el que nos marcó el camino en el fútbol y en el respeto.



_Partidos inolvidables que recuerden con Carnicero como DT

Cholera_ Y los partidos de All Boys siempre fueron partidos a parte. Acá en Winifreda hubo un partido que ni bien empezó el árbitro cobró un penal que no era, en esa jugada estuvo Urteaga, y perdimos por ese penal que no fue penal, él nos marcaba por ejemplo a dos o tres que no los podíamos dejar mover.


Vago_ All Boys y el otro con el que siempre teníamos algo en particular era con Belgrano. Una vuelta le íbamos ganando 3 a 0, el presidente del club en aquel entonces era un tal Slav. Sergio Sereno creo que hizo 2 goles en ese partido.


Cholera_ Y después nos empataron, casi nos ganan. En Belgrano estaba el Niqui Domínguez.


Vago_ No sabés como se llenaba la cancha antes, era impresionante como nos seguía a gente, había un entusiasmo bárbaro. Se esperaba el domingo. Nosotros hacíamos el calentamiento físico detrás de la pileta y la gente se juntaba ahí a vernos antes de que entremos a la cancha. Y Carnicero siempre al frente del equipo.


Cholera_ Estaba frente al equipo y si teníamos algún problema él te lo trataba de solucionar


arriba: Archanco Manolo; Taramarca Elvio; Calinger Ruso; Wiggenhauser Nolo; Beck Tito; Camps Daniel; Ponce Vago, Flamenco.
abajo: Adrover Juan Carlos; Furch Lalo; Rihl Oscar; Zamora; Castillo Facundo; Ojeda Petty; Pena Cacho y Charol Ponce (masajista) -partido con All Boys-

Víctor Miguel Ojeda “El Petty” y Oscar Domingo Rertcher “El Ruso”

Los inicios con Carnicero

Petty_ Yo empiezo a los 15 años con Carnicero en la Tercera, con la 11, odio esa camiseta, nunca me gustó porque yo no era ligero ni nada, pero era la camiseta 11 que me había dado Carnicero. En realidad yo ya había empezado antes con Carnicero, nos dirigió en los juegos intercolegiales, y eso fue cuando yo tenía 11 años. Después seguí con él en Tercera, con 15 años, antes fui suplente de Tercera. Antes para Tercera había alrededor de 25 a 30 jugadores.


Ruso_ Yo no me acuerdo bien, pero calculo que a los 16 años más o menos es cuando empiezo a jugar y a ser dirigido por Carnicero. Yo venía a caballo al pueblo desde el campito que teníamos nosotros. Y si llegaba medio tarde ya no jugabas porque en ese tiempo había muchos chicos para jugar. Antes era muy distinto a lo que es ahora. Antes teníamos el fútbol, nada más. Hoy los chicos tienen muchas opciones.


Petty_ En aquella época hubo jugadores que jugaron antes que nosotros. Jugadores como “El cabezón Prian” (Adrover) que es de la misma edad que nosotros, Carlos Miller, “El Negro” Núñez y Edgardo Borio, y “El Vago” Ponce. Todos buenos jugadores. Edgardo jugaba de 5, Carlos muy buen jugador, solía jugar de 8 o 10. “El cabezón Prían” jugaba de 10, y “El Negro” Núñez era goleador. Nosotros alternábamos como suplentes, y estábamos contentos, para nosotros en ese momento ser suplentes de la Tercera ya era un logro.



_ ¿En ese entonces mientras ustedes estaban en la Tercera, quienes estaban en Primera?

Ruso_ Benítez, “el Tito Calvo”, el mismo Carnicero, “el Yayo Ballester”, “el Tucho” Biglia que era el suplente de Primera, “el Bocha” Vicente,…


Petty_ Nosotros tuvimos la oportunidad de llegar rápido a Primera porque en ese momento Winifreda deja de jugar en la Liga Cultural y juega en la Liga Central. En la Liga Central en ese entonces jugaban El Lote XIII, El Guanaco, Mayer, pero esos equipos se reforzaban con jugadores de Santa Rosa, jugadores que jugaban en Belgrano, equipos como El Indio tenían un equipazo impresionante.


_Esto es más o menos hace 50 años.


¿Cómo era el Coqui? -como preparador físico, como técnico-

Ruso_ Yo lo veía como una persona muy interesada en el fútbol y yo lo respetaba y hasta hoy lo respeto, porque para mí es el que me llevo a jugar y es el que siempre me bancó hasta que se terminó, yo jugué siempre que estuvo Carnicero. Cuando no estuvo Carnicero, un tiempo que vino Peralta yo no jugué. ¿Qué te puedo decir? Yo admiraba esa persona, porque él hacía todo, él nos preparaba, nos entrenaba, buscaba todas las cosas que tenía que buscar, él era una orquesta, él tiene pasión por el fútbol, como él en Winifreda y en el mundo hay pocos.


Petty_ Coincido con el Ruso, a Carnicero hasta el día de hoy lo respetamos, aún hoy lo tratamos de usted y antes con más razón, nosotros lo veíamos como alguien superior. Más allá de ello, él congeniaba con nosotros, y nosotros éramos ubicados, respetuosos de lo que él nos decía. Nos marcaba que había que acostarse temprano. El dejaba en claro, que el que jugaba el domingo, el sábado a la noche no podía salir. Porque si de lunes a viernes entrenabas para jugar, el sábado a la noche cuando salís perdés el entrenamiento que hiciste de lunes a viernes. Lo tiras al bombo por salir una noche hasta las 3 o 4 de la mañana. En esa época había muchos bailes por todos lados. El que salía al otro día no jugaba. Y nosotros éramos conscientes del cuidado si queríamos jugar. Además Carnicero nos enseñó lo que es el respeto. Por otro lado el fuerte de sus equipos fue la parte física.


Ruso_ Yo siempre pienso que jugaba más por mi capacidad física que por mi calidad futbolística. Yo jugué de 4, pero primero en la Tercera jugué de delantero, en la Tercera, en la Liga Central salí goleador de Winifreda, a uno o dos goles del Carlitos Delahaye que estaba en El Guanaco. Tengo esas fotos por ahí. Como te digo primero jugué de 4, y eso fue antes de que me fuera al servicio militar. Después vino Taramarca que era un terrible jugador, yo no podía competir con él. Así que después Carnicero me pone de 3, y quedé de 3. Ahí ya estaba en Primera. Para entonces Winifreda ya estaba en la Liga Cultural.



Por aquel entonces Winifreda contaba con jugadores como los hermanos Vidal –Tato Vidal, Pata Vidal-, Oscar Rihl, Elvio Taramarcaz…

Petty_ Carnicero iba viendo los jugadores desde la Tercera, los venía observando ya desde el año en que Winifreda estuvo en la Liga Central, cuando Winifreda llega a la Liga Cultural en su mirada ya sabía quiénes podían llegar a jugar en Primera, porque ya nos veníamos haciendo con él. Por eso es que lo trajo a Elvio Taramarca, lo vio jugar en los relámpagos de fútbol que se hacían en las escuelitas de campo, en La Espiga de Oro, lo vio y ahí nomás lo trajo, tendría alrededor de 16 años cuando lo trajo, era jovencito. “El Ruso” quedó de 3 y era el Capitán. De 8 estaba Oscar Rihl, de 5 jugó un tiempo Calinger, de 10 estaba yo o de 5 cuando se fue el Ruso Calinger, adelante Carnicero tenía al Pluma, a Dani Martínez porque de muy jovencito lo puso a Dani en la Primera, perdón antes que Dani estaba Castillo, Tino Rodríguez, Mendoza, Guerra…


Ruso_ En una época también estuvo el Puchi Martínez, padre del Martínez que jugaba en Vélez, en Boca…


Petty_ Es decir que Carnicero siempre tuvo una base de equipo. Traía jugadores de afuera pero muy pocos, serían entre 1 y 3 jugadores y no más, porque por ahí Oscar Rihl iba a jugar a Racing de Castex, por ahí el Tato fue un tiempo a Independiente de Pico. La mayoría de nosotros jugamos muchos años con él. Carnicero conformó un grupo de 10 o 12 jugadores durante 5, 6 o 7 años.


Ruso_ Si o más.


Petty_ Y ya jugábamos de memoria nosotros. Más allá de que había jugadores que marcaban la diferencia. Pero nosotros ya sabíamos de acuerdo a lo que nos marcó Carnicero lo que teníamos que hacer cada uno de nosotros.



_ ¿Cómo eran los entrenamientos antes, entrenaban todos los días?

Ruso_ En aquel entonces no se entrenaba todos los días. Los entrenamientos eran de dos a tres veces por semana. Solíamos entrenar después de comer, después a lo último entrenábamos de noche a veces, pero no teníamos luz. No estaba la cancha como ahora. Cuando jugábamos nosotros había rosetas en la cancha. La cancha por ahí estaba despareja. Yo nunca jugué muy bien pero con una cancha como la que ahora tiene el Deportivo hubiera jugado mejor (ríe el Ruso).



_ ¿Los sacaba a los médanos a hacer pierna?

Petty_ A nosotros no tanto, a los que estuvieron antes que nosotros sí.


Ruso_ Claro a nosotros ya no tanto, pero sí que nos hacía correr, nos sacaba alrededor del pueblo. Él siempre iba adelante, y por ahí si nosotros íbamos muy atrás, venía hasta donde estábamos nosotros y nos decía ‘vamos, vamos, vamos’ y sacábamos fuerza de donde no teníamos. Después embalábamos para la cancha de vuelta ahí ya estábamos tranquilos y descansábamos (risas).


Petty_ Era lindo.


Las charlas técnicas con Carnicero, según sus jugadores era marcar lo básico, no eran extensas, y solían suceder en el vestuario que están en la parte de atrás del complejo deportivo Miguel Eloy Baldovino



_ ¿Cómo era Carnicero con los árbitros, les hablaba, les discutía algo?

Petty_ Carnicero era un técnico que no discutía con los árbitros. Estábamos nosotros adentro de la cancha y éramos nosotros los que hablábamos o le discutíamos nosotros a los árbitros. El capitán y yo, y terminábamos afuera. Nos terminaban echando no por pegar, sino por cuestionarle las decisiones al árbitro. El vago también.


Me acuerdo de un partido amistoso, un partido de preparación en cancha de All Boys. El que dirige ese partido es un tal Jelai de la Primera de Buenos Aires, termina el partido donde All Boys nos gana 1 o 2 a 0. Fuimos con el Ruso y le protestamos, todo esto después del partido. Nos informó. El miércoles era la reunión del Tribunal de disciplina, el jueves nos llegó la notificación: Rertcher y Ojeda expulsados los dos. Carnicero nos quería matar.

(Ruso y Petty se ríen al recordarlo)


Ruso_ Viste como dice Carnicero… “Coso…” y nos hacía gestos con las manos. (Risas)


Petty_ El Ruso siempre tuvo que lidiar con los jugadores más difíciles, había unos delanteros bravos. Unos wing derecho tremendos, Bóveda, Julio Pérez, Munguía que jugaba en Santa Rosa, estaba el Tono Loyola que jugaba tanto por izquierda como por derecha…


Ruso_ Después estaba González, el que era dueño de Las Viñas, que era ligerísimo.


Otra cosa que sucedía es que los partidos con All Boys empezaban una semana antes de que lo juguemos y terminaban una semana después de haberlo jugado. Esos clásicos duraban 15 días.

Otro que jugaba en el mismo puesto conmigo era Daniel Camps, ¿que hizo Carnicero? Me puso en el primer tiempo a mí a marcar a Munguía, y en el segundo tiempo lo puso a Daniel viste. Cuando terminó el partido Munguía comentó “No a ese Ruso no lo podes pasar y si lo pasas al ratito ya lo tenés de vuelta, es impasable. Así que con Daniel siempre jugábamos así. Otro que era muy buen jugador era Hollman de Colonia Barón, cuando vino a Winifreda jugaba de 3 y una vuelta lo mandó a jugar de 11 (risas) porque de 3 a mí Carnicero ya no me sacaba.



_ ¿De los clásicos con All Boys, que partidos recuerdan?

Ruso_ Yo si hay un partido que no me puedo olvidar con All Boys es el que jugamos en Santa Rosa, de ese partido yo digo siempre que fue el mejor partido de mi vida porque a los 15 o 20 minutos nos echaron con Julio Pérez, que era el mejor jugador de ellos. Así que yo tengo una anécdota con Julio Pérez que era un tipo grandote. Bajamos por el túnel y nos encontramos ahí, yo viste pensaba bueno ahora que va a pasar, pero no al final no pasó nada (ríe), ese partido terminó 0 a 0. Después tuvimos un partido acá contra All Boys donde lo jugamos muy bien. A estos clásicos venían de otros pueblos a vernos jugar contra All Boys. Hubo un partido que el Pluma estaba imparable, Estergidio Pérez fue uno de los que tuvieron que lidiar ese día con el Pluma, eran partidos a parte siempre con All Boys.


Petty_ Con All Boys siempre eran partidos difíciles, eran todos clásicos, siempre había muchísima gente en esos partidos. La pica con All Boys ya venía de la época en que Carnicero era jugador del Deportivo. Después la pica siguió porque nosotros encima en una oportunidad empatamos acá, All Boys si nos ganaba era campeón. Pero empatamos. En tanto Belgrano le gana a Cochicó de Victorica y terminan siendo campeón. Hoy en día jugadores de Belgrano recuerdan ese momento, se enteran por la radio del empate entre Winifreda y All Boys con la transmisión que hacía LU 33 con los relatos de Juan Carlos Karasay. Hay dos partidos con All Boys que no me olvido. Uno fue un empate 1 a 1 y el otro fue otro empate 0 a 0. En el 0-0 estaba Dani Pérez como arquero de All Boys, Dani venia de Pico. Ese arquero era muy reconocido en La Pampa. Entre los que conformamos ese equipo aquel día estábamos, el Ruso Rertcher, yo, Antonio Fridel (9 o 10) muy buen jugador pero le gustaba salir. Ese día hice un gol de cabeza en un córner, en el arco que da a lo de Elenchuk y el árbitro lo anuló, pero hasta el día de hoy no sé qué cobró el árbitro. En el 1 a 1, ese partido jugaba de All Boys Urteaga de 9 y al arco en All Boys estaba un tal Jurkievic que venía del fútbol de Buenos Aires. En ese partido estaba el Vago Ponce, El Cholera, el Pluma, ese día hice un gol, el Vago la picó por arriba de la barrera, yo la cabeceo y el arquero da rebote y ahí como venía en velocidad la vuelvo a tocar y entra contra un palo, con ese gol empatamos, el gol de ellos lo había hecho Aymú de penal.


Ahora hay que decir nosotros teníamos una preparación física impresionante, pero All Boys era como una selección, todos grandes jugadores. Y es como dice el Ruso, se paraba la zona para venir ver a Winifreda, venían de todos los pueblos alrededor a vernos. La vez que más hubo fue cuando Winifreda le ganó a All Boys 4 a 0 que fue el equipo en el que jugaba Carnicero, el Colorado Koller, toda esa camada, creo que para esa oportunidad vendieron 2300 entradas. Después un partido nuestro hubo 1500 entradas vendidas, y después siempre con All Boys las entradas eran de 1000 para arriba, nunca menos de 1000 entradas.


Hasta no hace mucho tiempo Coqui siguió jugando al fútbol.

Ruso y Petty no olvidan el picado que hicieron hace unos años en la cancha de fútbol 5 de Lalo Furch, que también fue otro de los dirigidos por Carnicero. En esa oportunidad se reunieron con el querido Daniel Martínez y toda la camada de jugadores que estuvo bajo la dirección de Carnicero durante los primeros años de la década del ’80, en ese partido Coqui seguía con la calidad intacta.


Al preguntarles a los jugadores que fueron dirigidos por Carnicero sobre la línea futbolística de Carnicero, si lo podían ubicar más cerca de Cesar Luis Menotti o de Carlos Salvador Bilardo, todos coincidieron en que Coqui estaba más cerca de la línea de Bilardo. Pero dejemos que Ruso Rertcher lo exprese


Ruso_ Para mí lo de Carnicero era tipo Bilardista, era mucho físico, nos hacíamos fuerte en base a lo físico. Además en ese grupo que conformamos ya lo dije hoy, había buenos jugadores como él (Petty Ojeda), como Oscar Rihl, ni hablar de Dani Martínez, como el Vago (Jorge Ponce), era una base de jugadores que jugaban bien. Después la mayoría éramos jugadores de mucha tracción y rendimiento físico, más que técnica. No sé Petty si vos coincidís.


Petty_ Si, Carnicero se basaba más en la parte física y en las marcas que teníamos que hacer cada uno de nosotros de acuerdo al adversario que nos tocara en cada partido. El Ruso siempre le tocaba marcar los jugadores más difíciles, después estaba el Vago y el Patón que lo cubrían al Ruso por si lo pasaban. Había un mediocampo que era corredor, metedor y había jugadores que jugaban, el Vago cuando se mandaba adelante, el Patón cuando iba a cabecear, Elvio cuando arrancaba de atrás, Dani que era superior porque andaba por todo el frente de ataque, y el Tato que había que aguantarlo allá adelante.


Carnicero nos enseñó a jugar, nos hizo ver lo que podíamos dar, nunca nos pidió nada más allá de lo que cada uno de nosotros podía dar.


Con Carnicero siempre estaba “El Charol” Ponce que hacía las veces de utilero y masajistas. Hugo Álvarez era el responsable de las fichas de los jugadores y de llevar todo el control de las planillas pero Álvarez no podía ingresar a la cancha. Por aquellos años el técnico estaba solo en el banco, solo lo podía acompañar el utilero y masajista que en este caso era “El Charol” Ponce.


Charol siempre estaba, con el bidón de agua y el botiquín blanco con el escudo de Winifreda, y entraba corriendo a auxiliarnos, era ligerísimo. Levantaba las patitas rápido y llegaba hasta donde estaba el jugador. Eso sí cuando nos masajeaba nos daba con todo, y por ahí medio que nos hacía doler porque él era un laburante de trabajos pesados así que sus manos no eran suaves, y por ahí nos mentía con algunos cuentos mientras nos masajeaba (risas), era un grupo hermoso.


Algunos de los arqueros que pasaron por el Deportivo Winifreda en esa época fueron Nolo Wiggenhauser, un arquero que había venido de Buenos Aires de apellido Burgueño. Manolo Archanco, un arquerazo, y una gran persona, El Tucho Biglia, “El Brunito” López, después más cerca de estos años vino Zorzi, Oscar Delahaye



_ ¿Cómo era el grupo en aquel entonces siendo técnico Carnicero?

Petty_ El grupo era unido y respetuoso, nos defendíamos entre todos por ahí si había algún problema con el que venía de afuera. Eran muy buenos compañeros. Yo lo viví así, porque trabajaba afuera del pueblo en las empresas de camino y yo de Lunes a Viernes no podía entrenar, entonces venía a jugar los fin de semanas, desde La Reforma me venía a dedo, o si estaba en Miguel Riglos me venía a dedo y después me volvía en el colectivo a la noche, todo por jugar al fútbol. Y ellos aceptaban que yo pudiera jugar igual con ellos. Hoy en día eso no ocurre, en los pueblos por ahí esas cosas hay que verlas con cuidado. Una cosa es el fútbol profesional pero en los pueblos si un jugador por trabajo no puede entrenarse pero en la cancha rinde lo tenés que dejar que juegue.


Ruso_ Si creo que es así como lo dice Petty, por lo menos para la realidad de los pueblos como Winifreda.



Carnicero logro un grupo humano, un equipo en donde nunca tuvimos ninguna pelea. Hoy el fútbol se ha potenciado en muchos aspectos, no sé si para bien o para peor, hoy el jugador tiene otro estatus, porque se le ha hecho una buena cancha, le dan toda la ropa, nosotros antes teníamos un busito. Y la ropa con la que jugábamos nosotros teníamos que llevarla a lavar a nuestras casas. Las camisetas no, pero los pantalones y las medias sí.


Petty_ Encima las medias de antes eran duras, no son como las que se usan hoy.


Mientras Petty explica esta particularidad Ruso ríe…


Petty_ Antes si se rompía las medias teníamos que cocerla y seguirla usando. No había vendas como hoy que te dan vendas, dos pares de medias, dos pares de pantalones, nosotros a entrenar íbamos con los pantalones con hilachas y las zapatillas rotas porque los botines los cuidábamos para el domingo.


Ruso_ Era muy raro que usáramos los botines en una práctica.


Carnicero no solo fue un director técnico para toda esta camada de jugadores, sino que fue un especialista en cómo recuperarse de los golpes e incluso para muchos fue el técnico que los escuchaba si tenían algún problema que resolver en la cotidianidad de sus vidas.

Ruso_ Carnicero por ahí si veía que el golpe venia grave por ejemplo nos mandaba a hacernos ultrasonido con el Doctor Curino, o nos recetaba algún antinflamatorio.


Petty_ A mí me pasó que una vez tuve una contractura acá en los cuádriceps de la pierna derecha y venía un partido con All Boys. Nos cambiamos en la gomería del Carlitos Navarro, entonces Carnicero me hizo infiltrar con el Raúl Adrover, que es médico traumatólogo, ese día vino y colaboró con Winifreda. Eso fue media hora antes del partido. Así que ese día jugué infiltrado. Y no sentí nada porque no era un desgarro, era solo una contractura. Bueno Carnicero tenía esas cosas.


Siempre que nos pasara algo le teníamos que decir que dolor sentíamos porque él sabía qué hacer ante cada situación de dolor que podíamos tener como jugadores que éramos. Si era un golpe en tan lugar por ejemplo iba el hielo enseguida de tal forma.


Ruso_ Carnicero sabía que darnos, el andaba con muestras médicas y nos daba para que tomáramos.


Petty_ Otra anécdota que puedo contar es que se venía un partido contra Belgrano acá en Winifreda, el viernes me contracture en el entrenamiento, y el sábado a la mañana él va a poner la lista a las puertas del Club, yo lo vi y le dije “mire Carnicero como tengo” ahí en la casa de él, porque en ese entonces Carnicero vivía donde hoy vive Cantera, yo tenía como cartuchera donde estaba la contractura. Ese día me llamó la atención y me sacó, no me puso, lo hice calentar porque yo le tendría que haber dicho en el mismo momento en que me contracturé aquel día viernes, le tendría que haber dicho y no le dije, todo por jugar.


Ruso_ Esas cosas pasaban y puede que sigan pasando. Al que le gusta el fútbol. Yo con 67 años voy una vez por semana a jugar a la pelota a Santa Rosa, es algo que lo voy a seguir haciendo siempre, la otra vez le dije a los que juegan conmigo “me voy a tener que entrenar porque si no hasta los 90 años no voy a poder jugar” (risas).



Volvamos a Carnicero, ¿cómo lo definen?

Ruso_ Pienso que si acá no estaba Carnicero, porque Carnicero vino de Catriló, sin él Winifreda no hubiera tenido tanto fútbol. Para mí acá en Winifreda la palabra fútbol significa Norberto Carnicero. Él dejó todo por el Club, por ahí pudo haber tenido sus rarezas, tenía sus locuras, como tenemos todos, pero el por el Club hizo de todo, para mi Carnicero es un Señor del Fútbol.


Petty_ Lo mismo digo yo, para nosotros, para mí, Carnicero llevo el fútbol de Winifreda a lo que fue y a lo que es ahora, por el entusiasmo que él tenía para el fútbol y la posibilidad que él le daba a todos de jugar, porque el dio durante mucho tiempo la posibilidad de jugar a todos, y después el decidía quien jugaba. Y lo mismo que dice el Ruso, nos quedamos con Carnicero porque nosotros nos hicimos con él. Y el respeto que nosotros tuvimos con él fue primordial y él lo tuvo con nosotros.


arriba: López Rulo, Sosa Luis, Camps Daniel, Taramarca Elvio, Ponce Vago, Ojeda Petty, Ponce Charol (masajista), Rertcher Ruso, Wiggenhauser Nolo.
abajo: Martínez Daniel, Sereno Sergio, Streitenberger Pluma, Rihl Oscar, Ballester Luis, Vidal Pata, Hollman Pechito. (1983)

Carlos “Pluma” Streitenberger

Pluma_ Yo tenía 10 años y ya me empezó a dirigir Carnicero, en los infantiles, representábamos a la Escuela 104. Con 13 o 14 años seguí jugando y ahí ya fui parte del equipo de Winifreda que jugaba en La Liga Central. Algunos de mis compañeros que jugaban en los intercolegiales eran, Luis Montero, Tito Beck, Jorge Pall, había venido el arquero Misolino, vino Moreno que jugaba de 9, después estaba el Carlitos Delahaye, el Cholera, Oscar Rihl, Antonio Fridel, era muy buen equipo, llegamos a las finales, creo que nos ganó Realicó o algún otro equipo del norte. Toda mi vida estuve con el Coqui.


¿Cómo era el Coqui como DT?

Pluma_ Yo era como el cable a tierra para el Coqui, él se la agarraba conmigo, yo nunca le contesté, yo era demasiado vago para él (ríe). Tengo una anécdota hermosa, una vez yo salí a un boliche de Santa Rosa y Coqui se enteró, y por esa salida me tuvo clavado unos cuantos partidos, yo jugaba de 7 y me tuvo no sé cuántos partidos con la 13 en el banco. Una vez se lesiona el Puchi Martínez que era delantero, en un partido en el oeste, y en el banco quedábamos Santiago Mosman que es defensor y yo, nos miró y lo puso a Santiago (risas).


Hubo un partido con All Boys que el Gerardo Moroni hizo el gol con la panza, cuando entramos al vestuario Coqui agarra y me abraza y me dice “Viste que lindo es no salir”, estábamos contentos habíamos ganado, yo había salido con otros a un baile y a la vuelta veníamos cazando liebres fíjate vos lo que hacíamos, menos mal que ganamos, yo nunca le dije que habíamos salido (risas) ahora cuando lea esto se va a enterar (risas).


Ahora no era solo Carnicero quien como DT nos cuidaba, nos exigía el cuidado, no trasnochar para poder estar enteros los domingos, de la cantina del club el mismo hincha del Deportivo nos mandaban a dormir porque al otro día había que jugar.


No solo fue nuestro técnico, lo recuerdo como jugador, él era mediocampista, un diez, muy buen jugador, Coqui era un adelantado. Una vez le bajo la pelota con la mano a Casita Rodríguez y el árbitro ni lo vio, así como Maradona cuando bajaba una pelota con la mano. En esa época había jugadores como Naio Frank, Daniel Arrebillaga, en esa época también estaban los Koller (Colorado, Niyo, Jorge), Marcelo Elenchuk jugaba muy bien. Ellos eran unos 10 años mayores más o menos.


Coqui era un técnico muy exigente, entrenábamos después del almuerzo, en las siestas, a veces había un sol que te partía al medio e igual se entrenaba. En esa época en la cancha no estaban las luces como ahora. Si llegabas tarde te hacía correr las vueltas a la cancha que te habías perdido por llegar tarde. La cancha tenía roseta, la pelota era pesada. Coqui nos entrenaba en la tierra arada en el cuadro de Hefner. Nos hacía hacer ejercicios de llevar a caballito uno a otro. Eran entrenamientos duros.


Pluma coincide con los otros jugadores en que Coqui logró un grupo que tuvo una unión impresionante.

Imagínate que yo estuve con todos ellos desde mis 13 años. Pasaron 50 años y nos seguíamos juntando en el equipo de los veteranos. Tenemos treinta y pico de años juntos con el fútbol. Yo y el Cholera éramos los más chicos. Después el más chico de todos era el Dani, y lo pudimos disfrutar poquitos años porque después él ya se va a Buenos Aires.


Nosotros tuvimos la mala suerte de que el fútbol en Winifreda se paró el fútbol si mal no recuerdo desde el ‘86 como hasta el ’91, y estábamos en un muy buen momento cuando se deja de hacer fútbol en el Deportivo Winifreda.



_ ¿Cómo definís a Carnicero en pocas palabras?

Pluma_ Hubo muchos años en que hubo fútbol gracias a Carnicero. Creo que Carnicero es de los 4 o 5 que ha encaminado el fútbol en Winifreda. Por ahí él se enojaba y dejaba y después volvía. Era su carácter, como cualquiera de nosotros que tenemos nuestro carácter. Yo tuve la suerte de estar mucho tiempo jugando y con Coqui siempre estuve.


Carnicero un señor del fútbol es parte de la historia viva de nuestro pueblo girasolero y futbolero.

Hasta aquí la primera parte de nuestro gran reportaje sobre El DT histórico del Deportivo Winifreda... continuará



Agradecimientos: a Ricky Ostapchuk y su mujer Nora que gracias a la digitalización brindada mediante “On Line” de las fotos 01 y 02 hoy son parte de esta primera entrega de nuestro gran reportaje sobre Coqui Carnicero. Las fotos fueron prestadas por Petty Ojeda.


cew - publi.jpg
ACA Publi 250.jpg
Antartida Seguros
chichilo viale.jpg
fj rodriguez 200.jpeg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?