fondo  (5).jpg
737x125-HaciendoCasasGestión.gif
Municipalidad 20210405 - 400.jpg
Reciclados Lucia
lo de beto
fabricio fischer - 400.jpg
Carlos Kisner 200
qr_img app wini com ar.png
  • Fernando “Catuto” Ojeda

Alicia Alzamendi y Elcira López: Las bibliotecarias populares de Winifreda

Un mundo de libros y amigos en torno a nuestra Biblioteca Popular "Manuel Lej"

Sus días en nuestra biblioteca popular, sus experiencias, su amor y solidaridad desde el rol de bibliotecarias.

Cronista: Fernando Ojeda (Catuto)


El 13 de Septiembre es el día de las Bibliotecarias/os, y el 23 de Septiembre es el día de las bibliotecas populares.


En el medio de estas dos fechas se encuentra el día del estudiante en nuestro país (21 de Septiembre). El día 13 de septiembre fue establecido como Día del Bibliotecario y la Bibliotecaria  por el Congreso de Bibliotecarios, que se realizó en Santiago del Estero en el año 1942, y fue instituido a nivel nacional, en 1954, mediante sanción del Decreto Nro.17.650/54, en homenaje a los bibliotecarios de todo el país. En 1990, por el Decreto Nº 1.935, se estableció el 23 de septiembre como Día de las Bibliotecas Populares, en recuerdo del día de promulgación de la Ley Nº 419 en el año 1870.


En julio de 1870, el Presidente de la Nación, Domingo Faustino Sarmiento y su Ministro de Instrucción, el Dr. Nicolás Avellaneda, enviaron al Congreso de la Nación el proyecto de creación de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares.


El 23 de septiembre de 1870 se sancionó la Ley Nº 419, que creó la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares para que fuera la responsable del fomento, la inspección y la inversión de los fondos destinados a las bibliotecas populares a establecerse bajo su amparo como asociaciones de particulares, en ciudades, villas y demás centros de población de la República.


Este cronista dialogó con dos bibliotecarias de nuestro pueblo, una de ellas hoy jubilada como bibliotecaria, la otra continúa en sus funciones.


Alicia Alzamendi, es bibliotecaria y se jubiló en su cargo de la Biblioteca Popular Manuel Lej hace poco tiempo, Elcira López su compañera ha quedado ahora como responsable titular de dicha biblioteca popular. Fue con estas dos bibliotecarias populares que charlamos a cerca de su trabajo de la importancia de las bibliotecas populares en los pueblos, en las ciudades, en donde quieran que estén.



Alicia Alzamendi ante nuestra primera inquietud por sus comienzos en la biblioteca popular de nuestro pueblo (Winifreda) nos dejó saber:

_Mi inicio en la biblioteca fue en 1992, hasta unos meses antes de ese año trabajaba en la municipalidad; por cambio de gobierno se termina mi contrato y quedo sin trabajo. En ese momento Graciela Gobbi me ofrece trabajar en la biblioteca que estaba cerrada, y además estaba a punto de perder personería jurídica. Me anticipo, “no hay sueldo, no hay nada, hay que empezar de cero, pero la biblioteca hay que reabrirla, me dijo que te parece si probas Alicia”, bueno le dije vamos a probar, y así fue cuando fuimos a la Biblioteca Popular Domingo Faustino Sarmiento (así se llamó cuando fue fundada y cuando entramos a la biblioteca, realmente me impactó porque había ese olor a encierro a humedad, me impactó, me dio tristeza, hacía mucho tiempo que estaba como abandonada, había diarios viejos, ejemplares de ´La Razón´, La Nación, diarios viejos y muy grandes todos abrochados pero llenos de ácaros, se desgranaban cuando los alzábamos y volaban todos los ácaros…”. Con Graciela como quien dice nos pusimos la biblioteca al hombro. Entre las dos nos pusimos a limpiar, a vaciar todos los armarios, encontramos muchísimos libros rotos, desarmados por la misma humedad, porque la humedad los fue comiendo de a poco, así fueron los comienzos en la biblioteca, así empecé. En ese entonces no había agua, no había calefacción, si había una cocinita y el baño porque cuando estuvo de intendente Chique Cases nuestro recordado intendente había hecho hacer la cocinita y el baño, pero como no se usó durante mucho tiempo eso se deterioró, se taparon las cañerías, pero de a poco se fue ordenando todo eso y así es como empecé en la biblioteca.


En 1992 cuando Alicia empieza a trabajar con la biblioteca, en el municipio queda como intendente Clemente Salvetti. Alicia Alzamendi trabajó todo 1992 ad honorem, hizo socios, se cobraba un peso por familia para ser socio, de los primeros 10 socios la mitad de lo que se recaudó fue para Alicia.

_Así que de esos primeros diez socios que significaron diez pesos ($10) en total, cinco pesos para mí y cinco pesos para la biblioteca, en ese momento para mí era mucha plata, eran los años ’90, entre los primeros socios que todavía están se encuentran Marcela Díaz, Luis Barabaschi, nosotros. Así fue creciendo el número de socios. Llegó el invierno y hacía mucho frio, los armarios eran los mismos pero estaban puestos de otra manera, tenían las puertas con vidrio, esos luego se convirtieron en los móviles que están a medio ahora y ya están ahora sin los vidrios, estaban los mesones para dibujar que eran prestados por la Escuela N° 104 Frediani, y las mesas de madera que hoy todavía están.


¿Cómo cambia tu situación a partir de quedar nombrada con el cargo en la Biblioteca Popular?

_Bueno, mi situación económica cambia por completo, porque no es lo mismo estar esperando cada dos meses tener una asistencia técnica a tener un sueldo fijo y con obra social todos los meses, la responsabilidad a partir de entonces es mayor, y cuando sale el cargo la Ley exige que toda persona que quedaba frente a la biblioteca con el cargo tenía que tener el título de bibliotecaria auxiliar. El problema es que aquí en La Pampa no estaba esa carrera, y te exigían aquella persona que no tenía el titulo quedaba cesante, entonces sale un convenio desde CONABIP, que toda persona que ya estaban en bibliotecas o que querían ser bibliotecarios, iban a ser becados para ir a estudiar a La Plata, al Instituto Superior Número 8 de La Plata. Yo tenía a Alan, chiquito de 11 meses, y bueno era irme a estudiar o quedarme sin trabajo, y gracias al apoyo de la familia pude ir a estudiar (Alicia se conmociona al recordar aquel momento) y a los dos meses tenía que ir a rendir, y sucedieron algunas cosas personales que me impidieron seguir estudiando, pero siempre Dios nos da una barita mágica y al poco tiempo de esto sale en el terciario de General Pico la carrera, ahí pude terminar la formación, y ahí también el gobierno de La Pampa nos puso un colectivo, que salía de Santa Rosa, y nos pasaba a buscar por los cruces de los pueblos y nos llevaba a Pico cada 15 días al instituto donde estudiábamos. Por ese entonces estaba Graciela Prieto a cargo de las bibliotecas populares de La Pampa. Fue por 1998 que me recibí de Bibliotecaria Auxiliar.

En 1993 la biblioteca consigue una asistencia técnica para poder solventar un poco más de sueldo, ahí cada dos meses venían $100. Hasta que en 1994 el gobernador Verna que estaba por dejar su cargo, anuncia que va a nombrar 20 bibliotecas con cargo, así es que nuestra biblioteca queda dentro de las primeras 20 bibliotecas, es beneficiada con el cargo, y ahí quedo ya con el cargo. Fue el 1 de agosto de 1994 cuando llega el cargo y me nombran, desde ese entonces ya quedo en blanco.


Las bibliotecas populares. La biblioteca en la que vos trabajaste. ¿Qué significan?

_Las bibliotecas populares es parte de las familias, de la familia de los libros, de los niños, de los jóvenes, de los adultos mayores, una biblioteca popular no puede faltar en un pueblo. Mientras me tocó estar en la Biblioteca Popular Manuel Lej, fue significativa para muchas cosas, los chicos hacían grupos, ahora con el tema de la pandemia no se puede, desde hace dos años que no se pueden reunir, pero hacer grupo en una biblioteca popular, también es hacer amistades, noviazgos, amigovios como le decíamos nosotros, aprendían a compartir música, un montón de cosas, la biblioteca popular es hogar, y porque no oído…las bibliotecarias muchas veces nos tocaba hacer de psicólogas, y fueron muchas promociones (se emociona, y deja ver una sonrisa). La biblioteca popular cumplió un rol importante con los jóvenes. La biblioteca cada año daba un presente a los estudiantes que fueran elegidos mejor compañero. Cuando empecé como bibliotecaria no había computadoras, no había luz de emergencia. Cuando se cortaba la luz, en invierno nos quedábamos a oscuras, así que empezaba a repartir velas por las mesas, y un día un grupo de chicos que voy a nombrar a algunos, estaba Rodrigo Cáceres, Néstor Thome, estaba Juan Arias que los chicos apodaron ´El Morsa´, el grupo “Los Changos” que fue un grupo colaborador de la Biblioteca, la cosa que se cortó la luz un día y entonces los chicos dicen “Alicia que hacemos si no se puede hacer nada, podríamos comer unos buñuelos…”, entonces les dije tráiganme las cosas que yo les hago los buñuelos, la cosa que al rato estábamos con los buñuelos; y en frente desde el correo ‘el cartero del pueblo- El Lona’- le dice al jefe de correos que era ‘el Chiche’ (Alejandro) Cantera: ‘Mira la Alicia le está haciendo tortas fritas o buñuelos a los chicos, porque se siente el olor a grasa, se cortó la luz y los chicos están ahí’.


En ese entonces el correo funcionaba de mañana y tarde, entonces después les mandé con uno de los chicos buñuelos a ellos. Así eran los días en la biblioteca popular. A mí la biblioteca popular me dio vida, me dio vida cultural, aprendí muchas cosas con los chicos, con los niños. Alguna vez hicimos una colecta grande por una inundación muy grande que hubo en el norte nuestro.


El rol solidario de la biblioteca popular

_Había ocurrido una inundación muy grande en el norte argentino y con el grupo de Los Changos salimos a buscar ropa y todo lo que fuese necesario para mandar al norte. La biblioteca dijo presente, todo lo que pudimos juntar, se reunía en la biblioteca. El tema era como hacíamos para mandar todo ello al norte, porque las cosas de la provincia se estaban juntando en la ciudad de General Pico. Hablamos con la intendenta de nuestro pueblo que en ese momento era Adriana García, en la parte de bienestar social estaba Jato Koller y Marisel García, y entonces desde el municipio nos pusieron una camioneta para llevar todo a General Pico de donde salían los camiones al norte, donde estaban los afectados por las inundaciones. La biblioteca siempre tuvo un rol solidario. Como ahora que han convocado a los niños a dibujar soles, si van a la biblioteca ahora se van a encontrar con muchos soles, esos los soles aunque no parezcan dan calor humano, yo participé con mi nieto Francisco. Siempre me gustó participar con los chicos.

Alicia es narradora social, ha participado en encuentro con los chicos, con la lectura, con la narración. Al respecto Alicia sostiene que esta acción genera y crea lectores. La biblioteca popular es un hecho cultural y es motor cultural de los pueblos.


Alicia recuerda que la biblioteca desde su fundación allá por 1932 tuvo siempre un rol protagónico, salvo esos años en que no hubo comisión.

_En su fundación hubo maestros, entre los que se encontraba el presidente Estanilao Harraz. También recuerda que entre tantas personas estuvieron Bubi Espinoza, Silvia D´Pedro, Miguelito Gabellota, Legnani (padre), Don Armando Inchaurraga, su hijo el Baskoin Armando Inchaurraga muy querido por nosotros, ha pasado mucha gente, que hoy no están en el pueblo y todavía podemos contar con ellos. El edificio donde hoy está la biblioteca lo donó Drysdale, pero la biblioteca había empezado en una casa que había prestado un maestro. El edificio donde hoy está la biblioteca se levantó en 1944, en 1941 la biblioteca obtiene la personería jurídica. Es decir que desde 1932 a 1944 la biblioteca estuvo luchando para conseguir la personería jurídica N° 164, y el reconocimiento de la CONABIP como biblioteca popular lleva el número de 1646, con ese número de reconocimiento estamos a nivel nacional, es como el DNI”.

Elcira López, es la actual responsable como bibliotecaria popular de la Biblioteca Popular Manuel Lej y lo que sigue es la charla que mantuvimos con ella.



Los comienzos de Elcira López como bibliotecaria

_En el año 2003 hice mi pasantía como Bibliotecaria en la biblioteca de la Escuela y acá en esta Biblioteca Popular Sarmiento se llamaba en ese entonces. Después en el año 2012, cuando se propusieron abrir la Biblioteca en el turno de mañana, Graciela Gobbi y Celia Asel me llamaron y ahí comencé a trabajar en la Biblioteca en el turno mañana. En el año 2014 sale una propuesta de la biblioteca Juan Ricardo Nervi de la localidad de Mauricio Mayer, presento mi curriculum y a los días me convocaron para hacer una entrevista y comencé a trabajar en el mes de mayo, fue la primera vez que trabajaba como bibliotecaria titular de una biblioteca popular, en una localidad chiquita, con pocos habitantes, donde aprendí un montón. Este año tras la jubilación de Alicia estoy a cargo de la biblioteca de acá.


Elcira comenta que las experiencias más lindas han sido las que compartió con Alicia por ejemplo cuando han sido la conmemoración o festejo del Día de las Bibliotecas Populares que es el 23 de Septiembre, trabajar en las escuelas, con las narraciones.

_Yo le decía a Alicia cuando íbamos a la escuela, vos Alicia empezá que yo voy atrás tuyo, porque Alicia es una gran narradora, tiene una forma de contar el cuento que a mí siempre me ha gustado mucho, yo siempre dije, ella narra, yo leo, entonces siempre que nos convocaban desde la escuela, siempre era así. Este año me va a tocar a mí, y pienso, oh que tengo que decir, que voy a hacer, pero ella siempre tuvo una simpatía con ellos. Una de las experiencias lindas fue la que hicimos con los chicos de 5° y 6° grado tenían que hacer de Bibliotecarios por un día’.


¿Qué significan las Bibliotecas Populares, y particularmente la biblioteca popular Manuel Lej?

_La biblioteca es mi mundo, esperé mucho tiempo, cuando empecé a estudiar siempre pensaba uy cuando la Alicia se jubile me va a tocar a mi estar a cargo de la biblioteca, llegó el día y la llamé a Alicia, y estaba así como estoy ahora muy emocionada (Elcira se conmueve…). Ahora es todo un aprendizaje, justo nos tocó un año de pandemia donde vienen pocos chicos, siguen viniendo los usuarios a retirar libros pero faltan los chicos, el mundo de la Biblioteca es eso, entregar el amor a los libros y que los chicos se acerquen, primero con sus papás cuando son pequeños y después ya empiezan el camino solitos hasta la biblioteca, y después ya vienen con su mundo de amigos, que es lo que queremos lograr, y cuando les toque irse del pueblo piensen en la biblioteca como ese mundo de amigos, una biblioteca popular, y que la bibliotecaria sea como para mí fue Alicia la bibliotecaria, que nosotros siendo jóvenes le hicimos las mil achurias, con la que nos reíamos, la hacíamos renegar, entonces yo quiero que los chicos sean así, quiero ser esa bibliotecaria, así que estoy esperando que esta pandemia nos permita que los chicos puedan acercarse a la biblioteca. Sueño con que el libro salve a los chicos.


Mensaje a los jóvenes.

_La biblioteca cumple un rol importante para los jóvenes. y como bibliotecaria pienso que es importante que los chicos estudien, entonces desde pequeños tenemos que incentivarlos en el gusto por la lectura, necesitan que los padres los traigan a la biblioteca, para fomentar las libertades, para que los chicos piensen, para que los chicos luchen necesitan leer, y ellos tienen que saber que acá hay una biblioteca popular con las puertas abiertas, que pueden venir y leer, en los libros hay verdades, hay historias, hay periodistas, cada libro es para una persona, cuando empiezan a leer un libro no paran más. Siempre la idea es que los jóvenes lean, lo mismo cuando son pequeños, la importancia de la escuela, las familias, y acá estamos con las puertas abiertas de la biblioteca para que los jóvenes se construyan, y sean adultos responsables, ellos son el futuro.



cew - publi.jpg
ACA Publi 250.jpg
Antartida Seguros
fj rodriguez 200.jpeg
depilacion 2022-11-06 (1).jpeg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?