top of page
banner_QuemasPrescriptas_737x125.gif
parque acuatico winifreda logo nov 2023 - 400.jpg
publi chica 2.jpg
cewtv 300.jpeg
fabricio fischer - 400.jpg
la tribu publi may 2023_edited.jpg
Carlos Kisner 200
  • Foto del escritorFernando “Catuto” Ojeda

Adrián Maggi un juglar surero que es camino

Adrián Maggi estuvo hace poco en Winifreda, en la Parrilla Argentinísima de Nacho Martín. Este cronista fue invitado por Nacho para poder entrevistar a este poeta y músico surero de nuestro acervo musical criollo. Ardían accedió a nuestra charla que disfrutamos con plenitud. Lo que sigue entonces es la transcripción de dicho dialogo. Por cierto fue media hora ajustada por los tiempos con los que contábamos aquel día. Fue un jueves 24 de mayo, por la noche Adrián Maggi brindo un recital al que se sumaron payadores y recitadores locales y de la zona. Este cronista no pudo asistir al recital por estar comprometido a otras tareas laborales ineludible, no se diga más y vamos a la charla con Adrián Maggi.

Cronista: Fernando “Catuto” Ojeda
mail: fernandocatuto@gmail.com

_ ¿Adrián de dónde sos?

_Nacido y criado en San Andrés de Giles, provincia de Buenos Aires, a 100 kilómetros de Capital, San Andrés de Giles está entre Luján y San Antonio de Areco. Mi viejo tambero, mi vieja ama de casa. Tengo 54 años, un hermano 6 años mayor, viví hasta los 14 años en el campo, soy Maestro de Escuela, ejercí poco tiempo, de chico empecé a cantar, pude grabar mi primer disco, después empecé a viajar y no he parado. Así que di clases poco tiempo, no alcancé a titularizar, di clases en varias escuelas de campo, eso me marcó mucho para el manejo del escenario. Estar en el escenario es como estar frente a la clase, hay una similitud, se trabaja, se canta las necesidades.


_Claro en ambos lados se genera un ida y vuelta…

_Yo manejo mucho el ida y vuelta con la gente, charlo mucho y yo estoy solo arriba del escenario, y el maestro está solo dando clases. Hay una cierta similitud, y más hoy en día que los escenarios son grandes, Cosquín es un escenario grandísimo y solito ahí arriba suele no ser fácil.


_Adrián, ahora que mencionas esto del escenario y la comunicación con el público. Nacho me hablo de lo que fue tu actuación en Cosquín, comentanos un poco de aquella noche y de lo que vino después…

_Este año en Cosquín hice mi recital, no me dieron un bis, un bis que la gente pedía y no me lo dieron por los tiempos de la televisión, bueno uno ya está acostumbrado. Yo agradecido eternamente a la gente de Cosquín porque hace 5 años seguidos que voy, me dieron la consagración en el año 2020, soy el único en el rubro mío con esa consagración. Y este año cuando terminé el recital, terminé allá arriba y la gente se vino abajo, pedían un bis y el locutor me despide, salgo del escenario, doy la conferencia de prensa, de ahí me voy a una peña y de ahí me voy a dormir, había ido en un motor home o colectivo con mis dos perras, iba llegando al colectivo, había sacado las llaves del bolsillo, y me suena el celular -me fijo- había pasado como una hora y pico ya, y era la comisión de Cosquín, entonces ahí se produce el diálogo, “Hola”, “¿Dónde andás?” me preguntan, “Estoy llegando al colectivo, ya me iba a bañar y a dormir”, “No, vení hace el bis”, “Pero ahora, si estoy todo transpirado”, “No vení, vení”. Así que pegué la vuelta y me fui al escenario.


_¿Te acordás cual fue la canción del bis?

_Si, una canción al ARA San Juan que se llama “Guardianes del Mar”, una canción de autoría mía, el 99 por ciento de lo que hago son de mi autoría, si se meten a la página de YouTube tengo ahí un canal donde voy subiendo todo lo que hago, el canal se llama Adrián Maggi Oficial, sale un video todos los días a las 9 de la noche, hay más de mil videos para ver, hay notas, charlas, está interesante el canal, es un canal dedicado a la cultura, soy un militante de la cultura.


_Adrián cuando hablas de tu rubro, ¿Cuál es específicamente ese rubro o estilo en el que te expresas a la hora de componer o interpretar?

_El canto surero, el criollo, también el recitado está dentro del canto surero. Canto campesino, a mí los encasillamientos no me gustan. Hago lo que siento como me sale, como me gusta, vivo de esto hace 34 años, hice las cosas como pude. Trabajé un año y medio con Los Chalchaleros, ahí aprendí a manejarme, estudié Letras, leo mucho, escribo mucho, tengo como 17 discos editados y 3 libros, uno de esos libros es de aforismos y dos de canciones. Soy autodidacta en la idea, hago las cosas como me parecen, no me gusta seguir el camino de las vacas, hacer lo que hacen otros, me meto en los yuyos, voy haciendo yo un camino. Por ejemplo dejo la guitarra y recito sin guitarra. Así grabé dos tres temas, La manta del Camionero, el tema que interpreté en Cosquín y que grabé en mi último disco que se llama El cantor debe ser libre, son temas sin guitarra, porque muchas veces la música distrae. La música te lleva al tranco, gana por otro lado pero pierde en el análisis de la letra. Por eso en esos temas que te mencioné dejo la guitarra y recito, pero la música está impresa en la letra. Y entra como daga de doble filo, entra hasta el hueso.




Ardían Maggi supo tener orquesta criolla, tocó la verdulera, algo que los sureros tradicionales no han hecho, Adrián Maggi es un trashumante del canto y la poesía criolla y surera sin que ello le impida transformar y transformarse en algo nuevo y fecundo, como todo lo que puede generar el camino a la trashumancia.

Adrián considera que su gran aporte es todo lo que escribe, resalta entre sus obras “El hornerito”, “La manta del camionero”, “El 2 de abril”, “Guardianes del mar”, “La carta”…


_Adrián comentanos a cerca de tus referentes en música, en poesía…

_Atahualpa indiscutido, la personalidad de Cafrune, y fui muy amigo de Horacio Guaraní, Horacio para mí fue muy importante, su palabra, los últimos años yo iba mucho a su casa, fuimos muy amigos, me supo llevar a su programa que él tenía en “ATC”. Y aprendí de muy chico a poner un punto como perspectiva a donde quería llegar, como cuando el pintor o dibujante marca el punto de perspectiva. De chico yo manejaba en tractor en un horno de ladrillos, 6-7 horas arriba del tractor, me llevaba un cuaderno y una lapicera, mientras estaba arriba del tractor, aprendía cuartetas y eso sucedía en mis 13 o 14 años, quizá no me sirvió pero fue la base para lo que vino después. Tenía unos 14 años, atajaba, me doblé la uña, se me rompió, me llene de sangre, y me di cuenta que eso me afecto al punto que dije no atajo nunca más, y eso porque tenía la perspectiva, no ladeé mi camino.


_Sos de andar largo, ¿qué es para vos el camino?

_El camino es llegar, llegar no se llega a ningún lado, es disfrutar el camino, el día a día. El camino es la satisfacción. Yo tuve 5 años y ahí aprendí. Tuve un antes y un después. El camino es lo que hacemos todos los días. El camino es el llegar, yo llegué, vivo de esto, vivo bien, con este trabajo le di de comer a mis hijos, se puede vivir del arte, ¿el éxito? tonteras. El llegar es el vivir, el camino, el caminar, el andar, poder vivir de esto, hacer un camino, disfrutarlo ser feliz, soy un tipo feliz, estuve al borde de la muerte, tuve cáncer, estoy viviendo tiempo de descuento, me operaron, me curé, uno aprende a disfrutar pequeñas e importantes cosas. Para ser feliz con el arte hay que ir disfrutando del camino…


_Adrián en este andar, en este camino, ¿tenés algún rito a la hora de escribir?

_Yo escribo de dos formas, una es la de inspiración pura que me puede llegar en cualquier momento y yo no lo manejo, el tema me busca a mí. La otra es cuando yo elijo el tema. Por ejemplo el tema del “Hornerito” me llevó como un año. Tuve que estudiar, investigar, recorrí bibliotecas, hoy pones google y sale, pero yo lo hice leyendo libros, recorrí librerías para saber más sobre él, y así supe él, agarrar un cuaderno y empezar a anotar, uno lo llaman Casero, Alonsito, Albañil, Juan del Barro allá en Brasil, en mi pago es El Hornero, con paso vivo y ligero de rápidos movimientos…no son más de diez décimas en donde doy cuenta de él, todo eso que allí digo no lo sabía, tuve que ponerme a estudiar, lo mismo hice con Molina Campo, o con Pancho Sierra o el Gauchito Gil, todo eso es ponerse a estudiar, no es la inspiración pura. Con “Guardianes del Mar” estaba tomando un café con un amigo en San Antonio de Areco, en la estación de servicio y en un momento le digo “me voy”, me paré y me fui, a 20 kilómetros está mi casa en San Andrés de Giles, llegué y de una lo escribí. Lo llamé a mi amigo y le digo “¿estás para tomar otro café?”. Volví con él y ahí le mostré porque me tuve que ir, llegué y se lo leí. Cuando levanté la vista estaba llorando, lo escribí porque me vino. Eso es la inspiración, eso no lo manejo, y sino no lo aprovecho lo pierdo. Lo otro, el tema que busco me lleva tiempo de estudios y composición.


Las últimas composiciones que hice a través de la búsqueda, del estudio, fueron a la Escuela vieja del campo y a la Estación del Ferrocarril que ya no funciona como tal. Son dos temas, dos letras que pronto van a salir publicadas.


_Adrián cuando compones o escribís este tipo de letras, ¿lo haces con la guitarra o sin ella?

_La tengo incorporada sin tenerla en la mano, yo la voy escribiendo y ya le voy haciendo la música, sin tener la guitarra. Tengo un motor home, vivo con dos perras y una gata, agarro las perras y me voy a la laguna de Navarro que está a 70 km y me quedo ahí varios días, sino voy todos los días al parque municipal que hay en Giles, y ahí leo, tomo mate, esa es mi vida, cuando no viajo, y ahí escribo, y la música ya se presenta y se lo que tengo que hacer ahí, y después cuando agarro la guitarra es tal cual, a veces no sé cómo explicarlo.

_Cuerpo y alma

_Si, y te digo más, no ensayo nunca. Para mi subir al escenario es hacer el amor, y para hacer el amor no se ensaya. Salgo al escenario, al ruedo y canto o digo las letras de acuerdo a como esté ese día, como esté yo, como se dé la comunicación con la gente.


Recién me hablaste de tu decir surero, nosotros los pampeanos tenemos una relación áspera, a veces, con nuestra llanura, sobre todo con el viento que se nos presenta de manera casi cotidiana, a veces nos castiga y otras nos abraza. Y por otro lado tenemos el cielo, que cuando nos alejamos de las luces de los pueblos, ese cielo es lo más maravilloso que hay. Ese cielo es para nosotros el infinito de la pampa.

Adrián, si tenés que decir algo de la naturaleza y tu relación con ella ¿qué nos podes decir?

_ El cielo es la pampa al revés, yo soy un gran defensor de la naturaleza, yo le canto a lo que le pasa a la humanidad, a la ecología, a la corrupción, a la prostitución, el arte, el calentamiento global me preocupa sobre manera. La naturaleza es nuestra casa, el planeta es nuestro hogar. Tenemos que volver a estar cerca de la tierra, el hombre se ha alejado mucho de ella y más en las grandes ciudades. Y ella está ahí nomás, para sembrar, para plantar, para darnos, ofrece, entrega, nos cuesta mirar, ver eso, el arte es lo mismo, el artista tiene que entregar, semillar.

Carl Sagan, astrónomo muy conocido, escribió un libro que se llama Cosmos, él tuvo una enfermedad casi incurable y se curó. El en una nota cierta vez dijo, “todo el mundo debería casi morir” por el cambio que genera. Te hace mejor persona, te afina la sensibilidad, y sobre todas las cosas te hace dar importancia a las cosas realmente importantes. Y yo con el cáncer que tuve lo vi tan claro, volví a nacer después de haber tenido cáncer, lo que le puedo decir a la gente que se hagan un chequeo general. Yo no tenía nada aparentemente, me hice un chequeo por el tema de la diabetes porque mi abuela tuvo diabetes y ahí me saltó lo del cáncer. Era diciembre de 2017, en Enero de 2018 tenía que ir a cantar a Cosquín, el médico que me atendió me dijo “andá canta y cuando regreses te operás”. Ahí nací de vuelta. Soy otra persona, es otra mi sensibilidad, es lo que dice Sagan. Es otro el despertar después de casi morir. Es muy fuerte. Deepak Chopra habla del Sincro Destino, las cosas se te dan cuando tus acciones están alineadas con la vida, se te dan sin que vos las busques.

Mirá ni bien pude tener mi motor home, voy a Las Conchillas, en el Sur, acá en Chubut. Una playa hermosa, me encajé, doble mal y me encajé. Viene uno a auxiliarme y me dice, dame una linga. Y yo no tenía, la cosa que el tipo busca una que el tenia porque yo no tenía, me auxilia, salgo. Pasó. Salí de Las Conchillas, agarré la ruta habré hecho 20 kilómetros, veo algo, paro, no venía nadie, miro era una linga larguísima amarilla, y digo “Señor esto es para mí” la enrosqué, era una torta de linga, lo caro que es eso. Creo que de eso se trata.



Adrián Maggi se abrió a la charla con este cronista como cuando su canto se abre con su gente. Adrián Maggi es parte del camino, si quien lee ahora esta crónica tiene la oportunidad de escucharlo y hablar con él aproveche pues la sincronicidad del destino así lo ha querido. Todos merecemos ser parte de experiencias que nos lleven a un mundo mejor, más humano, más amable, más solidario.




A propósito de Deepak Chopra

Chopra demuestra que cada coincidencia que ocurre en nuestra vida es portadora de un mensaje sobre el potencial milagroso de cada instante. El Sincrodestino trae nuevas maneras de percibir y de vivir; es una especie de renacimiento o despertar. El autor revela que si entendemos las fuerzas que dan forma a las coincidencias, podemos aprender a vivir en un nivel más profundo y lograr el acceso al flujo de la sincronicidad que yace en el núcleo de nuestra existencia. Sólo hay que entender las fuerzas que las provocan y lograremos vivir en un nivel más profundo y acceder al núcleo de nuestra existencia, en el que yace el flujo de la sincronicidad: un renacimiento que nos traerá nuevas maneras de percibir y de ser, y que transforma nuestra vida en una experiencia deslumbrante…

 



Comments


cew - publi.jpg
aca 100 años publi ene 2023 b.jpg
el abuelo rene - abr 2023 - 400.jpg
plex ago 2023_edited.jpg
winipedia may 2024 - 400.jpeg
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?
bottom of page